7 César : Jakob Hoeltz

 

Jakob Hoeltz Imig

Quise vivir en Toral de los Vados porque me recordaba a mi Renania natal.

 

Toral de los Vados en 1920. Comienza el desarrollo industrial de un pueblo situado estratégicamente sobre la red de ferrocarriles con la construcción de dos de las entonces más importantes instalaciones del noroeste de España: Cementos Cosmos y Cementos Bergidum. La Compañía Cementos Cosmos fabricaría cemento portland y Cementos Bergidum fabricaría cemento hidráulico natural.

La compañía alemana J.Pohlig Aktiengesellschraft , de Colonia, se encarga de la construcción de las instalaciones de transporte de las materias primas desde las canteras del Sufreiral y de Horta a los centros de producción de Toral y Parandones.

Un ingeniero de 46 años, Jakob Hoeltz, representante en España de aquella Compañía, sería el encargado del proyecto y construcción de las instalaciones de transporte mediante el entonces llamado tranvía aéreo, esto es, los teleféricos de baldes o vagonetas de carga suspendidos sobre cables o carril de acero mediante un tren de rodadura y descarga lateral mediante volteo. La fábrica de Cementos Cosmos, se inauguraría en 1924.

 

Este sistema de transporte salvaba los accidentes del terreno, ríos, vías de comunicación con gran facilidad, y además admitía grandes pendientes (hasta un 60 por 100) en su trazado, lo cual permitía alcanzar zonas de explotación alejadas en la quebrada orografía berciana, que de otro modo carecerían de rentabilidad.

Consistían en uno o varios cables que descansaban sobre caballetes (columnas o postes verticales), de madera o metálicos, y que servían para transportar el mineral en los baldes que llevaban suspendidos. Los cables se enrollaban sobre unas poleas situadas en las estaciones de carga y descarga. El sistema monocable utilizaba un sólo cable sin fin que servía a la vez de tractor y portador, y el sistema tricable consistía en un doble cable fijo que soportaba los baldes y un tercero que desarrollaba el movimiento, accionado por una máquina motriz. Esta misma empresa, J. Pohlig, construiría en 1912 en teleférico para el transporte de viajeros del Pan de Azúcar en Río de Janeiro.

No sería la primera vez que en España desarrollase su vida profesional; llegó al Bierzo tras realizar proyectos industriales y mineros en Brasil, Méjico, Sudáfrica, y Europa Central. Anteriormente los había realizado en el País Vasco y Aragón.

Protestante por sus orígenes, había adoptado el culto católico para contraer matrimonio con Juana Navarro Cortijo, de Villar de Cobeta, Guadalajara.

En 1909 llega a Irún, por segunda vez a España. La anterior había sido en 1906. En San Sebastián

recibe el encargo de la familia Gaiztarro de la puesta en marcha de Antracitas de Gaiztarro SA en El Bierzo. Será con posterioridad, entorno a 1934, cuando conoce a Diego Pérez Campanario durante un trabajo de campo en las montañas de Fabero. De este encuentro -se ha dicho que fue en un descanso a la sombra de los castaños- surge la colaboración entre Jacobo y Diego. En 1935 Diego Pérez funda Antracitas de Fabero S.A. tras adquirir las minas Alicia y Lilli Lumera, incorporándose a la misma Jacobo como director técnico. Esta compañía alcanzaría en la década de 1940 la considerable cifra de dos mil empleos. El desarrollo alcanzado por la minería del carbón, del hierro y del wolframio en El Bierzo haría que por aquel entonces a Ponferrada se la conociese como “la ciudad del dólar”.

A su llegada al Bierzo en la década de 1910, se instala el matrimonio en Villafranca, y en la década de 1920 vive ya en Toral de los Vados, de alquiler en la casa actualmente de la familia Pintado, frente a lo que sería el edificio de “La Telefónica” proyectado por él por encargo del propietario.

Es entonces cuando construye en Toral un taller de electricidad, mecánica y carpintería entre el Camino Grande y la Avenida de Santalla de Oscos. En 1935 termina su propia casa, en el mismo lugar, de construcción típicamente alemana, con una gran galería de madera acristalada orientada al naciente.

Como ingeniero se caracterizó por el empleo de los entonces nuevos materiales como el hormigón armado en pilares y losas en varias de sus construcciones, y especialmente una técnica en el cálculo y diseño de estructuras de madera para salvar grandes vanos sin apoyos intermedios. Un ejemplo de ello lo constituye la estructura de la cubierta de la iglesia nueva proyectada por él por encargo de Mariano Remacha el entonces director de la fábrica de Cementos Cosmos S.A.

Además de la industria del cemento, la minería del carbón, hornos de cal, los trabajos de campo y estudio de canteras y minería en las montañas del Bierzo y la importante modernización de las instalaciones de su industria extractiva, el edificio de “La Telefónica” y la Iglesia nueva de Toral, otros proyectos llegan de su mano durante nuestro desarrollo en aquella época: puente en Quereño, en Montefurado, la Cerámica de Toral de los Vados, El Cine, la Farmacia de Doña Pura, las casas de: Llanes, Laranga, César, Agapito López, Silvano, Amando Miranda, y otras que llevan su inconfundible sello de identidad (ventanas altas y estrechas, contraventanas fraileras, plantas de madera sobre muros de carga, sin pilares, vigas de celosía, forma y pendientes de tejados, frentes de madera acristalados, detalles singulares en el diseño de carpintería, etc.). La instrucción profesional, entre otros, de Agapito López y Jacinto Pérez “Rada”, fue otra de sus grandes aportaciones al Toral de los Vados de aquella época. El empleo profesional de muchos otros vecinos de su pueblo, su labor humana durante la conflagración civil y el recuerdo admirable de los que le conocieron son solo un pequeño tributo a una personalidad excepcional.

 

Sobre algunos hombres recae el mito o la leyenda, el recuerdo o el silencio. Tal vez Jacobo sea uno de ellos: se plantean algunos interrogantes sobre otras razones de su estancia en España derivadas de su relación con el nacional-socialismo Alemán, de la situación de crisis extrema en Alemania como consecuencia del Tratado de Versalles y de los apoyos políticos y económicos necesarios en el exterior para la Alemania de la II Guerra Mundial, más concretamente en torno a la investigación y aprovisionamiento de minerales estratégicos, como fósforo, wolframio, metales pesados y finalmente radiactivos, para el rápido rearme alemán a partir de 1920.

Aunque no es de extrañar la escasez de constancia documental que de respuesta directa a los interrogantes planteados, sí es cierto el apoyo que prestó Jacobo desde el exterior al su pais durante las dos Guerras Mundiales y el período entreguerras donde vivió la Guerra Civil Española.

Diversos testimonios apuntan a Jakob como agente alemán, como siempre se sospechó que Alexander Easton era agente británico,.ahora ya indiscutido . Sería este un buen motivo para profundizar en las inevitables relaciones entre ambos, ya que mantuvieron relaciones, al menos por separado, con las mismas personas: en particular los médicos de Toral y Cacabelos.

Aunque su idiosincrasia y nacionalidad siguieron siendo alemanas hasta el final, su cultura y fascinación por lo Español haría de Toral su pueblo cuando un 8 de Mayo de 1945 lloró sobre la radio al escuchar en su casa del Camino Grande las noticias de la rendición de Alemania y la para él increíble noticia del Genocidio Judío. Desde entonces ya no volvió a Alemania.

Una vez derrotada la Alemania del III Reich, se sucedieron las exigencias del Consejo de Control Aliado de las potencias vencedoras sobre los gobiernos neutrales para la entrega de los bienes alemanes. Por este motivo tuvo que deshacerse de sus bienes mediante ventas o permutas según consta en el Registro de la Propiedad en 1945.

A los 81 años Jakob Hoeltz Imig, Don Jacobo entre sus vecinos, fallecía en Toral el 25 de marzo de 1956. Sus restos y los de Doña Juana, su esposa, reposan en el Cementerio de Toral de los Vados, la tierra que le reconoció el recuerdo a su Renania Natal.

 

http://eprints.rclis.org/archive/00005017/01/PATRIND.pdf

http://www.dpz.es/turismo/multimedia/no_editados_patronato/varios/cazarabet/Alarifes-13.pdf

 

Desde Zaragoza

César Luís Fernández Arias
Geólogo
Anuncios

9 comentarios to “7 César : Jakob Hoeltz”

  1. Carlos Fernández Says:

    Muy bueno. De agradecer la información que nos permite conocer bastante más de un personaje que no sólo vivió en Toral sino que dejó su huella en un importante número de edificaciones del pueblo. Cuando ahora las veamos, y nos paremos a apreciar las peculiaridades reseñadas, nos acordaremos de este "germano-toralense".
    Salud,
    Carlos

  2. vicente Says:

    Conocí a D. Jacobo, aunque conservo una imagen vaga de él. Quien lo citaba a menudo era mi padre, lo cual quiere decir que debió de tener alguna estrecha relación con él. Por ejemplo algunos temas de astronomía, pues  en aquellos tiempos ya hablaba de las nebulosas, o como debian de ser las galaxias, y tambien los restos de una calzada que aún existe por la parte de abajo del convento de Cabeza de Alba, que él aseguraba era el antiguo "Camino Real".Otra parte de su vida y que no citas es que fué jefe de Falange en el 36, aunque por poco tiempo, pues según creo dimitió al ver las brutalidades que se cometian. Incluso en el proceso de los ajusticiados de Toral existe constancia de esto, con notas escritas por él dando buenos informes de algunos de ellos.Tuve mas relación con su viuda Dña. Juana, aunque siempre creí que era aragonesa, pues en más de una ocasión le oí presumir de ello. Recuerdo una gallina que vivió dentro de su casa hasta que se murió de vieja, la cual deambulaba a sus anchas por donde le venia en gana. Tengo especial recuerdo de su sobrina Maria, siempre detrás de un rebaño de cabras que todos los dias sacaba al Oucedo a pastar. Que tiempos aquellos, con aquellos genuinos personajes.Felicitaciones Cesar, que tan esquematicamente a la la vez que ameno, nos haces recordar épocas cercanas pero que  van tomando poco a poco el color sepia.

  3. Mosca Says:

    Gracias por toda esta informacion César !
    Simpre me fascino la casa de Don Jacobo. Tuve la suerte de visitarla hace unos años, y se nota que tuvo que ser una casa preciosa en su época.
    Es muy interesante conocer un poco mejor su historia.
     

  4. Cesar Says:

    Empecé mi interés por Jacobo hace tiempo, despues de ver un estudio suyo de un yacimiento de carbón, por cierto fantástico comparado con lo que me enseñaron, pregunté y escuché a personas que lo habian conocido, recopilé lo poco que me pudieron dar, y cuando AF2 entrevista a Argimiro, me dá una pista ( la estructura de madera del tejado de la iglesia), y a partir de ahí …de sorpresa en sorpresa. Aunque Jacobo me interesa más en lo que me puede tocar más de cerca, las ramificaciones fuera de lo parco de la minería, instalaciones, construcciones etc, me parece que son más – voy a decirlo – apasionantes, y entran en caminos de la historia. Por ellos no sé ir, hay muy pocos y poco transitados.
    Os agradezco el interés  y cualquier cosa os agradedería en este tema: por ejemplo ahora me arrepiento de no tener ni una fotografía del puente colgante de La Bomba, o de los baldes de Cosmos. Sería por que no tenía máquina, o por que entonces no me interesaba de quien era. Estaban ahí como si lo hubiesen estado toda la vida… pero no. Es posible que la línea de baldes que conocí se hubiese modernizado ya… pero solo puedo enseñar la foto de los baldes que creo que es de San Sebastián.
    Saludos.
     

  5. vicente Says:

    Vamos de sorpresa en sorpresa, y yo el primero. No sabia que el puente colgante habia sido diseñado por D. Jacobo. Esta pasarela,  los que la conocimos estaba considerada como algo genuino de Toral, pues no habia familiar o foráneo viniera al pueblo que no fuera llevado a visitarla como algo digno de ver. Invito desde aquí a quien proceda, llámese ayuntamiento o diputación, a volverlo a reconstruir, máxime cuando seguro que los anclajes aún deben de estar donde estaban. No seria muy dificil. Referente a las vagonetas que transportaban el material, recuerdo haber visto una especie de telesilla que se podia acoplar en el entramado y que fué diseñado para que el entonces director  Mariano Remacha pudiese desplazarse por él desde la fábrica a la cantera, y viceversa. Los de a pié lo hacíamos colgándonos de las manillas que tenian las vagonetas en la parte baja, e íbamos desde los depósitos del agua, hasta cerca de la arcilla. En cuanto empezabas a tomar altura si  no te soltabas el batacazo era seguro. Tengo in mente el sonido peculiar que hacia este transporte, y que se podia oir desde cualquier rincón del pueblo. A lo que por los entonces nadie daba importancia, hoy quien nos diera poder volver a disfrutarlo.

  6. pituca Says:

    !Gracias ! Cesar por tu informaciðn, desconocia que ""Don Jacobo fuera alemàn"" pero si me cuerdo de Maria, de la casa , de la huerta y sobretodo de los arboles frutales, enfin tiempos de niñez de tu misma niñez . Creo que somos los dos cosecha del 1961.
    Saludos

  7. Cesar Says:

    En realidad en el artículo evita profundizar en aspectos
    relacionados con la guerra de España y la posguerra, las referencias literarias
    a este hombre, aspectos personales, …  etc., y no pretende más que transmitir mi
    visión del conjunto. Ya he señalado su actuación humana durante aquella guerra,
    mucho mayor  de lo que está documentado
    sobre el papel, recuperado de testimonios de varias personas,  cuyas conclusiones me parece que necesitan
    otro tipo de análisis.

    Para que nos hagamos una idea, tan cierta es su pertenencia
    a F.E. durante un período posiblemente muy corto – dentro de una etapa de la
    zona que había caído en la zona de Mola, Junta de Burgos y luego Franco, que
    fue un periodo de desorden, anarquía, rivalidades y terror a escala desconocida
    hasta entonces en España- ,   como cierta
    fue la conversión de aquellas banderas, que él tenía, en forro para cojines.

    Sente, agradezco tu dato de la telesilla, y la idea de
    recuperar el paseo magnífico que tenemos en Toral por la orilla del Burbia
    incluyendo aquel puente colgante.

    Esto no quita para que siga abierto a los aspectos sociales  de la vida de Jacobo,  su relación con Toral, y la época en la que
    vivió, y le demos la importancia que yo creo que es muy merecida, en la turbia
    historia de “los años del wolfram” y anteriores, de lo que estoy sorprendido.Mani,  María puede que fuese hermana de Juana Navarro, la mujer de Jacobo: al menos tenía sus mismos apellidos. Y lo de la cosecha… creo que es mejor la del 61, por que la mía es del 60 ¡y mira lo que pasa!Saludos.

  8. La Casa del Alemán - Rutas Buen Camino Says:

    […] 2: obligado citar las fuentes. Quien quiera saber más sobre Jakob, estupenda página digital https://af2toral.wordpress.com/2008/11/06/7-cesar-jakob-hoeltz/, gracias por compartir […]

  9. bethbet Says:

    He escuchado que la tal María era hija de Juana que la tuvo de soltera, de ahí los mismos apellidos


Deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: