Las castañas son uno de los productos agrícolas más importantes y apreciados del Bierzo.

REPORTAJES

Las castañas son uno de los productos agrícolas más importantes y apreciados del Bierzo.

De la cantidad, calidad y posibilidad de conservación de la cosecha de castañas ha dependido una parte muy importante de la alimentación y la economía de la mayoría de las poblaciones bercianas, aunque en la actualidad el cultivo del castaño ha quedado reducido a una actividad a tiempo parcial y de menos importancia que hace algunas décadas.

Durante toda la historia, el castaño se ha ido introduciendo en todas las zonas que ha sido posible su cultivo y sobre todo en los terrenos que no son aptos para otros cultivos más exigentes en terrenos fértiles y accesibles para su laboreo. Ya que se adapta bien a los terrenos de laderas y poco fértiles, ha sido una buena forma de aprovechar las posibilidades agrícolas de todas las poblaciones situadas en las montañas bercianas.

El Bierzo tiene unas condiciones climáticas y de suelo idóneas para el cultivo del castaño, siendo estos dos factores determinantes para que las castañas del Bierzo sean de buena calidad.

El cultivo del castaño se ha adaptado muy bien a las distintas zonas del Bierzo, así podemos encontrar castaños desde la altitud mas baja, hasta por encima de los 1000 metros; en terrenos ácidos e incluso en algunos calizos; en zonas húmedas ó bastante secas y en zonas calidas y soleadas ó bastante frías y sombrías. Como consecuencia de ello se dan diversas formas de producción, variedades de castañas y sotos de castaños con dimensiones y formas muy variadas.

Dependiendo de la superficie de las fincas, de la orografía del terreno o del tipo de propiedad podemos encontrar desde sotos de superficie considerable, a castaños aislados en terreno comunal e incluso un solo castaño compartido por varios propietarios.

Castaños en terreno comunal                 Castaños en laderas y de varias épocas

Todos estos factores de suelo, clima, altitud y tipo de propiedad, ha dado lugar a tener plantaciones con castaños de dimensiones muy variables. Desde castaños de dimensiones muy reducidas (zona de las Medulas, Sobrado etc.) y otras plantaciones con auténticos gigantes forestales (zona del Sil, Ancares, Seo, etc.), con la consecuente diversidad de variedades de castañas, cantidad de producción por árbol y periodo de recolección. Factores todos ellos determinantes para la calidad y el destino de las castañas.

Castaños de grandes dimensiones                                 Castaños de dimensiones reducidas

Otros factores que han influido en la formación de los sotos de castaños, han sido la densidad de población y la posibilidad de comercialización de las castañas.

Según la presión demográfica ejercida durante el paso de las décadas ó incluso siglos y gracias a la longevidad de los castaños, se puede observar como en los periodos de más densidad de población fueron hechas la mayoría de las plantaciones de castaños y también cuando se han realizado en terrenos menos productivos para aprovechar al máximo los recursos rurales. Por el contrario de periodos de menor población se plantaron menos castaños y en terrenos mas fértiles, como son en la mayoría de los castaños de mayores dimensiones que se todavía se conservan.

Las posibilidades de comercialización de las castañas han supuesto el mayor factor para el desarrollo y expansión del cultivo del castaño. Durante siglos las castañas se han recolectado para el consumo propio del propietario y la alimentación animal ó para la venta en mercados próximos. Con el desarrollo de las comunicaciones (ferrocarril y carreteras), se abrieron las posibilidades de la comercialización de todos productos agrícolas y especialmente a las castañas ya que se trata de un producto poco perecedero, de fácil transporte y apreciado en muchos mercados e incluso valido para la exportación. Gracias la mejora de las posibilidades de comercialización, se produjo una importante expansión del castaño y fruto de esta mejora son las mayores plantaciones de castaños realizadas.

De esta expansión también ha dependido la selección y mejora de las variedades de castañas exigidas por los mercados y por las necesidades de conservación durante el transporte y comercialización.

Según el mercado ó destino de las castañas se han ido extendiendo las variedades mas demandas y por tanto mas rentables, y según las posibilidades de adaptación de cada variedad a cada zona. Así encontramos las variedades más precoces y normalmente de mayor calibre, en las zonas de menor altitud y clima más calido, siendo estas las variedades que presentan mayores problemas de conservación. Por el contrario en las zonas más elevadas y más frías encontramos las variedades más tardías que suelen ser las variedades de mejor conservación.

Además las exigencias del mercado, otro factor decisivo en la implantación de las variedades de castañas ha sido la posibilidad de secado y por tanto la facilidad de pelado de las castañas. Esto ha motivado que durante toda la historia la variedad más importante y extendida en todo el Bierzo ha sido la de parede o pared, que además es la más apreciada por su sabor y fácil pelado, ideal para el secado.

Los castaños son los árboles generosos por excelencia. Normalmente están ubicados en las zonas agrícolas más marginales, requieren muy pocos cuidados, a veces las labores se reducen solo a la recogida de las castañas y a pesar de ello todos los años dan su cosecha(los habitantes de las zonas de castañas no recuerdan un año sin cosecha de castañas). Esto lo convierte en el producto más rentable de la agricultura Berciana.

A pesar de su rentabilidad, este cultivo está pasando los peores años de toda su historia. La enfermedad del chancro, los incendios y el abandono están diezmando los sotos de castaños y con ello una importante pérdida de producción.

En las dos últimas décadas la enfermedad del chancro se ha propagado por todo la zona y ha contagiado a la mayoría del castaños del Bierzo, debilitándolos considerablemente ó causando la muerte a muchos.

Pero el mayor enemigo de los castaños esta siendo el abandono o la reducción de las labores de mantenimiento de los sotos y su entorno que esta siendo la principal causa de empobrecimiento de los castaños y facilitando su destrucción a por causa de los incendios.

Castaños en estado de abandono – Castaño afectado por la enfermedad del chancro

El abandono de una buena parte de las explotaciones de castaños se ha debido al envejecimiento y despoblamiento del medio rural, con la consecuente pérdida de buena parte de la mano de obra para las labores de mantenimiento y recolección.

Este echo es mas notorio debido a la falta de profesionales ó trabajadores que tenga esta actividad como la principal, tratándose en la mayor parte de los casos de explotaciones practicadas a tiempo parcial por los propietarios, que en buena parte de los casos ya han dejado la actividad agrícola ó abandonado el medio rural.

En estos casos es muy frecuente que los actuales propietarios de los sotos de castaños, sigan recogiendo la cosecha de castañas habiendo reducido al mínimo ó anulando las labores de mantenimiento de los sotos, o también que los abandonen definitivamente como consecuencia del alejamiento ó total rechazo de las explotaciones recibidas como herencia de sus antepasados.

En la actualidad todavía se mantienen una buena parte las explotaciones y también hay bastantes que sería posible recuperar con facilidad.

Es importante reseñar que en este sector agrícola hay bastantes personas trabajando para mantener y mejorar las explotaciones heredadas ó incluso realizando nuevas plantaciones. Por sus manos pasa el mantenimiento y conservación de esta actividad agrícola que es también cultural, paisajística, etc.

Para que este sector siga funcionando y proporcionando a los mercados las apreciadas castañas del Bierzo, es necesario que esta actividad siga siendo rentable en las actuales ó futuras explotaciones, mejorando la profesionalización del sector en el campo, en la comercialización y transformación de las castañas.

Además de estas causas de debilitamiento de los castaños hay otras derivadas directamente de las malas prácticas realizadas por los propietarios de los sotos. Estas malas prácticas son las quemas bajo los castaños y el uso de herbicidas para el control de la maleza y de malas hierbas.

Estas dos prácticas se realizan para reducir los trabajos de limpieza y conservación de los sotos ó como ocurre en muchos casos, por desconocimiento de las consecuencias que producen.

Suelo tratado con herbicidas  Fuego en soto de castaños

La utilización sistemática y continuada de herbicidas y de las quemas está haciendo desaparecer los hongos, las algas, insectos beneficiosos y la fauna microbiana, elementos todos ellos imprescindibles para el mantenimiento del suelo fértil.

Es importante señalar que el uso de los herbicidas en los sotos de castaños tiene como consecuencia añadida la contaminación de las aguas que en la mayoría de los casos por estar los sotos a mayor altitud que las poblaciones, esas aguas terminan en los manantiales y los arroyos de las propias poblaciones.

El mantenimiento de los sotos dentro de un sistema respetuoso con el mismo soto, el suelo y el entorno, son imprescindibles para seguir teniendo la producción de castañas que a nuestros antepasados nunca les faltaron.

Mantenimiento de entorno rural          –  Mantenimiento del suelo fértil

La producción de productos ecológicos es una práctica cada vez mas frecuente y cada día se esta introduciendo en nuevos productos y sistemas de cultivo. Esto a veces requiere un esfuerzo y dificultades añadidas, además de una importante perdida de producción a favor de la calidad.

Nuestras castañas ya son en muchos casos un producto ecológico, ya que no contienen productos químicos de síntesis (excepto cuando se usan herbicidas, abonos químicos ó se desinsectan con bromuro de metilo) por tanto solo es necesario conseguir la certificación de producto ecológico, no sería necesario cambiar ningún sistema de producción y tampoco se perdería producción. En este caso el valor añadido seria importante, tanto económico como medioambiental.

Las castañas del Bierzo gozan de reconocida fama y se comercializan en buena parte de los mercados nacionales y algunos internacionales, además de ser utilizadas para elaborar prestigiosos productos manufacturados.

Este reconocimiento se debe principalmente a que tienen muy buenas características organolépticas y la facilidad de pelado. Estas dos cualidades siempre deben estar presentes en cualquier castaña de calidad. Es por tanto imprescindible que las castañas sean dulces, aromáticas, crujientes y de fácil pelado.

Las castañas de calidad deben tener también un tamaño uniforme, por encima de unos mínimos establecidos y deben estar exentas de hongos e insectos.

Para conseguir y mantener estas calidades es imprescindible que las castañas lleguen a su plenitud de desarrollo y su maduración en castaños sanos y bien fertilizados. Los castaños débiles sólo producen castañas poco formadas, menos sabrosas, más difíciles de pelar, más sensibles a los ataques por los hongos e insectos y de más difícil conservación. De ahí la gran importancia de mantener los sotos en un buen nivel de fertilidad y sanidad.

Castaños con buen nivel de fertilidad y sanidad

Debido al empobrecimiento de los sotos de castaños y a la pertinaz sequía de los últimos años, se ha incrementado el porcentaje de castañas recolectadas con importantes deficiencias en la formación de frutos. Por ello se han aumentado las perdidas de la cantidad y calidad de las castañas puestas en el mercado.

Otra causa de la perdida de calidad, es la aparición de hongos en las castañas en el momento de la recolección ó durante al periodo de almacenaje.

Si surge en el momento de la recolección, es como consecuencia de la existencia de humedad excesiva en las pieles de recubrimiento de las castañas, debido al efecto de esponja que se produce en las castañas mal desarrolladas por no tener completamente lleno el espacio entre las pieles de recubrimiento y el albumen, en las cuales se empieza a desarrollar el hongo que también se propaga al albumen, iniciándose así el proceso de descomposición.

Cuando los hongos surgen después de la recolección, es por falta de ventilación ó exceso de calor en el lugar de almacenaje, iniciándose en las castañas con algún defecto ó malformación y contagiándose al resto de castañas sanas.

También es muy frecuente la aparición de hongos si las castañas han sido sometidas a un proceso de deshidratación, como consecuencia de exceso de calor antes ó durante la recolección y posterior rehidratación.

Distintas fases de hongos en castañas

El balaninus elephas y la laspeyresia splendana (gusanos de las castañas) son las dos plagas de insectos que mas daños causan en las castañas, bien como consecuencia directa del desperfecto causado por el insecto ó como vía de entrada para el desarrollo de los hongos y posterior contagio a las castañas sanas.

Los daños producidos por estas dos plagas son muy importantes, llegando en algunos años a superar el 30% de la cosecha de castañas.

El balaninus elephas pone sus huevos durante los meses de agosto y septiembre. Para ello la hembra perfora el erizo hasta llegar alas castañas en fase de desarrollo e introduce los huevos en ellas. Cuando las castañas tienen los elementos nutrientes suficientes y el clima es propicio, se desarrolla la larva, se alimenta y una vez desarrollada, sale de la castaña perforando la piel y llegan al suelo, dejando la excavación hecha llena de excrementos. Las larvas una vez en el suelo excavan un orificio de entre 10 y 50 cm. y permanecen en el uno o varios años hasta que pupan en los meses de de julio ó agosto, pasadas dos semanas alcanzan el estado adulto las hembras son fecundadas y realizan de nuevo la puesta de huevos completando así el ciclo.

Puntos de puesta de huevos de balaninus elephas

Larvas y adultos de balaninus elephas

Daños producidos por larvas de balaninus elephas en castañas

La laspeyresia splendana a diferencia del balaninus elephas pone los huevos en hojas o en el exterior del erizo y el la larva perfora el erizo y la castaña para alimentarse, alcanzar su desarrollo y volver a salir de la castaña. Por tanto la castaña afectada tiene orificio de entrada y de salida.

Desarrollo de larva de laspeyresia splendana iniciado desde exterior de la castaña

Larva y adulto de laspeyresia splendana

Es muy frecuente que en el momento de la recolección, los huevos ó larvas de estos insectos (balaninus elephas y laspeyresia splendana) estén en reposo ó en periodo de desarrollo y no hayan salido de las castañas, Por tanto nos los llevamos y llegan hasta el almacén, donde favorecidos por mejores condiciones de temperatura, completan su desarrollo larvario y salen al exterior de la castaña. Estos son los gusanos que mas frecuentemente vemos, ya que los que completaron su ciclo antes de la recolección se han quedado en el campo y en ese momento ya se han enterrado en el suelo a la espera de un nuevo ciclo.

Es importante almacenar las castañas en lugares con temperaturas bajas ó en cámaras. Así evitaremos en gran medida el desarrollo de las larvas en el almacenaje.

Con el fin de reducir al máximo las posibilidades de estas plagas en años sucesivos, es muy importante efectuar la recolección nada más producirse la caída de frutos y sobre todo recoger todas las castañas de cada cosecha. De este modo evitaremos que muchos gusanos puedan quedar en el campo para iniciar el ciclo en años sucesivos.

Otra buena práctica para reducir las posibilidades de plaga es mediante el laboreo poco profundo de la tierra bajo los castaños, ya que con ello destruimos los conductos de salida de las larvas enterradas, dificultando ó anulando las posibilidades de salida del insecto.

Hasta hace algunas décadas esta practica era bastante frecuente y se realizaba mediante el arado con animales de tiro, pero actualmente apenas se realiza por que es bastante costosa y debido a la orografía del terreno en la mayoría de los casos, difícil de realizar con medíos mecánicos.

Debido al abandono de muchos sotos, estas dos plagas han aumentado considerablemente en los últimos años ya que al quedar muchas castañas sin recoger, el número de insectos que quedan en el campo aumenta cada año y cuando el clima es propicio la plaga es inminente.

El control de estas plagas en campo, mediante la aplicación de insecticidas es inexistente. Debido a la dificultad de aplicación de los tratamientos y sobre todo al generalizado desconocimiento del ciclo biológico de estas plagas (es muy frecuente que los propietarios de los castaños sólo conocen las larvas de los insectos cuando ya han recogido las castañas) no se han aplicado ningún tratamiento. Además hay que señalar la gran importancia que tiene la no aplicación de insecticidas, ya que así se podrá mantener un cultivo ecológico en muchos casos y sobre todo el respeto al medio ambiente y al equilibrio de los ecosistemas.

Para reducir los daños producidos por estas plagas, se realiza la desinsectación de las castañas en el almacén. La práctica más frecuente es mediante la fumigación con “bromuro de metilo” en cámaras o ambientes controlados. Otra forma mas natural y que además cumple con las exigencias de los productos ecológicos, es mediante “inmersión hidrotérmica”. Este método consiste en someter las castañas a un baño de agua caliente durante un tiempo, consiguiendo con ello matar las larvas sin que las castañas sufran alguna alteración de sus cualidades.

Como ha quedado reseñado, la calidad de las castañas depende de varios factores que deben conjugase adecuadamente. Si bien esta calidad de las castañas del Bierzo esta reconocida por un gran número de consumidores a nivel nacional e internacional, los cambios sufridos durante las últimas décadas, hace que los productores, transformadores y comercializadores de castañas deban intensificar los cuidados para mantener la calidad de este producto.

Estas actuaciones deben ser comunes y realizadas desde el asociacionismo para que puedan llegar desde y hasta todos los puntos del sistema producción y comercialización. Es muy importante que todos los productores adquieran un nivel de profesionalización y disponer de la máxima información para poder ejercer un correcto uso y explotación de los sotos de castañas.

Un paso importante para garantizar la calidad de las castañas del Bierzo es la consecución de la “marca de garantía”.

Con la consecución de la marca de garantía “castaña del Bierzo”, se consigue proteger las castañas producidas en el Bierzo y comercializarlas como tales con su sello de identidad y que las producidas en otras zonas no puedan comercializarse son este nombre.

Además otro logro importante es la uniformidad y garantía de la calidad de este producto gracias a las normas de obligado cumplimiento recogidas en el reglamento de uso de esta marca.

Santiago Álvarez Pacios

Miembro de la marca de garantía Castaña del Bierzo.

Publicado con anterioridad: 17/10/2012

Publicado en Reportajes. 1 Comment »

Una respuesta to “Las castañas son uno de los productos agrícolas más importantes y apreciados del Bierzo.”

  1. Senra Says:

    Enhorabuena por esta excelente tesis castañera, un trabajo genial . Eres un fenómeno. A buen seguro que no será la última, espero que esta sea solo el precalentamiento de tu buen saber hacer. Saludos Santi.


Deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: