LOS AÑOS DEL CARBURO

toni- cabalgamos

https://af2toral.files.wordpress.com/2017/01/d5aef-exposiccion_minera_252842529.jpg?w=244&h=183

MEMORIA DE TORAL

LOS AÑOS DEL CARBURO

El carburo de calcio es una sustancia sólida, de color gris, que reacciona exotérmicamente con agua para convertirse en cal apagada o en acetileno.

Fue, el carburo, de uso muy extendido en España y, supongo, en otros lugares y vendido en tiendas para ser utilizado en las soldaduras autógenas y sobre todo, en las llamadas lámparas o candiles de carburo o acetileno.

La lámpara se llenaba de agua y, después, se introducía el carburo a cuyo contacto se convertía en acetileno y proporcionaba una luz blanca, muy luminosa.

Hasta aquí, tres párrafos técnicos sobre el carburo, entresacados, como es lógico de páginas de Internet. De aquí al final, mis recuerdos .

En Toral -y en otros lugares- se usaban los candiles cuando disminuía la potencia eléctrica, que era con mucha frecuencia ya que la ELSA -Eléctricas Leonesas S.A.- no funcionaba todo lo bien que debía.

Yo recuerdo los candiles de carburo, sobre todo, en el caserío de Valdaiga, lugar cercano a Villafranca , entre montañas, en donde vivían Antonio y Pepa, mis abuelos paternos.

El casar -la casa- era -valga la redundancia- un caserón de piedra, muy oscuro por dentro, con olor a humo y que, por las noches, lo iluminaban con candiles de carburo a cuya luz blanquecina mi abuela hacía las labores de la casa que era una casa de labranza.

Pepa, mi abuela, vino a vivir a Toral, con nosotros y en Toral murió en mil novecientos cuarenta y nueve

Tengo grabada, indeleble, en mi mente, su muerte. Pedía quejumbrosamente, mantas, muchas mantas porque tenía frío, un frío mortal que subía desde los pies invadiéndola poco a poco.

Antes de expirar nos pidieron que la besásemos y así lo hicimos, empujados por papá. Yo no sé si en aquellos momentos había expirado o no. Creo que sí, pero allí estaba, en la habitación, Desiderio Martínez, amigo de casa, empleado de telégrafos, desterrado a Toral, después de la guerra por desafección al Régimen que, ante el dolor de papá, dijo:

-A lo mejor no ha muerto, Pepe. Trae un espejo y lo comprobamos poniéndoselo delante de la boca. Si el espejo se empaña es que no ha muerto y está viva. Pero mi abuela Pepa había muerto. Era el mes de marzo de mil novecientos cuarenta y nueve.

Con la abuela desaparecida, también desapareció la mágica aventura de visitar Valdaiga en primavera, revolcarse entre la hierba de los prados, respirar el olor a heno o comer moras de un árbol cercano.

También es de suponer que papá hubiera usado candil de carburo cuando se refugió, durante los primeros meses de la guerra en un agujero practicado en la cuadra del caserío en donde se ocultaba durante el día con una trampilla de madera sobre el agujero y, encima, paja.

Por las noches salía a respirar aire puro y contemplar las estrellas y el cielo azul, oscuro, entre las montañas y, sobre todo, la sombra milenaria del castaño de Paradiña.

Allí en aquel agujero pasó algunos meses.

Mis recuerdos me llevan, asimismo, a Orones, un villorrio en la montaña más abrupta de León, a veinte kilómetros de Boñar en donde usaban habitualmente los candiles .(Orones es un nombre que proviene de la palabra AUR que quiere decir oro y del sufijo ONES, río y es un pueblo que en el 930 después de Cristo fue regalado a los monjes de Sahagún de Campos).

Yo había ido a Orones durante unas vacaciones de Navidad, tal vez, no sé, para curar la tosferina con los aires fríos de la montaña. Y me habían llevado don Víctor y doña Elvira que eran maestros en Lusío, un pueblecito cercano a Onecía.

Don Víctor y doña Elvira eran amigos de casa aunque no sé de dónde procedía aquella amistad . Cuando regresaban, de vez en cuando, de la escuela, siempre esperaban la llegada del tren correo que los llevaría a León en CASA AMERICA y, más tarde, desde León, en un traquetreante autobús prehistórico llegaban a Orones.

Estuve -recuerdo- en Orones, varios días. El pueblo estaba hundido en la nieve y pasábamos el día al lado de una cocina baja, alimentada por gruesos troncos de roble a la luz de los candiles.

Para dar de comer al ganado, porque la casa era casa de labranza, los caseros habían practicado un túnel en la nieve y, por allí se desplazaba n hasta los establos.

Alguna noche don Víctor recibía en la casa a huidos -maquis- que recibían ayuda o alimento, sin abandonar las armas. A mí me decían que eran cazadores que se habían perdido en la nieve y a la luz de los candiles, contaban sus aventuras.

También forma parte, el carburo, de mis recuerdos de niño en la escuela de don Paco.

Secundino Olego era el propietario de un almacén cercano a la vía del ferrocarril en donde se podía comprar de todos: Anís del Mono, Coñac “Decano”, carretillas, jabón, tocino o el carburo que alimentaba los candiles.

En un recodo del camino que llegaba hasta el almacén y que nacía delante de la casa de la Rolinda, los compradores de carburo vaciaban los candiles de carburo usado y allí acudían algunos de mis compañeros de escuela a recoger los residuos y cuando don Paco, cabeceaba, adormilado, al amor de la estufa, en aquellas horas lentas y aburridas de las tardes de escuela, ellos echaban carburo en los tinteros llenos de tinta, tapaban con la mano y el carburo entraba en ebullición; separaban la mano y el tintero volaba hacia el trecho con un ruido sordo como si se tratase de una explosión.

No digo más por no dar nombres de personas que ya no están con nosotros, pero mis lectores pueden adivinar que ocurría con sus traseros cuando don Paco despertaba.

Así o muy similar a esto fueron aquellos años que yo he llamado años del carburo.

Anuncios

Una respuesta to “LOS AÑOS DEL CARBURO”

  1. Pituca Says:

    Entrañables recuerdos,aunque yo no conocí esos tiempos.Cada generacion supo adaptarse a los medios y energía del momento.Y quizás deberíamos valorar mas todos los “” lujos”” de que disponemos ahora.


Deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: