MIS PREMIOS LITERARIOS

toni- cabalgamos

Imagen (6) [Resolucion de Escritorio]

MEMORIA DE TORAL

MIS PREMIOS LITERARIOS

Imagen (8) [Resolucion de Escritorio]Con frecuencia pienso que esta MEMORIA DE TORAL se está convirtiendo en mis propias MEMORIAS, memorias que he comenzado a escribir varias veces, pero que, por pudor, nunca publicaré ya que, o cuento todo lo que he vivido y me enemisto con mucha gente o no cuento nada y, entonces, no serían MEMORIAS.

Naturalmente hay cosas que puedo contar. Por ejemplo, mis premios literarios a los que he llegado tras numerosas lecturas y más numerosos artículos en periódicos y que, mal contados,^ -los premios- llegan a la cincuentena.

Confieso que siendo muy pequeño ya escribía. Me veo en el mostrador del comercio -CASA AMERICA- pergeñando, en unos cuadernos que había, después de la guerra y que mi padre intentaba vender sin conseguirlo porque el papel era oscuro como si estuviese confeccionado con paja de centeno, a mi manera, la crítica de películas que veía en el TEATRO BENAMOR de don Rogelio Rodríguez y, la primera película de la que tengo memoria es EL HIJO DE ROBIN DE LOS BOSQUES, interpretada por CORNEL WILDE.

También recuerdo, mucho más adelante, los primeros versos que escribí, insuperablemente malos. Se trataba de pareados, versos que riman entre sí y decían:

Era un alegre castañarImagen (9) [Resolucion de Escritorio]Imagen (5) [Resolucion de Escritorio] Imagen (7) [Resolucion de Escritorio]

donde las vacas iban a pastar.

Está lloviendo a raudales.

Los caracoles ya salen de los zarzales.

Muchos más tarde fue un largo romance en el que contaba la historia de la decapitación de Padilla, Bravo y Maldonado y que aún guardo en alguno de los cajones de mi biblioteca.

Algunos años después -vivía ya en General Franco 75- al lado de la casa de Domiciano y de Pepe Llamazares, escribí un poema que, a mí -al menos a mi- me parecía insuperable y que mandé, en carta certificada, a un concurso que convocaba RADIO JUVENTUD DE PONFERRADA en la sección EL BIERZO EN LAS ANTENAS . Comenzaba así:

Era aquel un camino de arena blanca

que yo andaba

sumergido en mis lágrimas.

Algo así -también- como un romance asonantado en el que rimaba, unos con otros, todos los versos y que, asimismo, era infinitamente malo/malísimo, lo reconozco y que, sin embargo, fue galardonado con el primer premio, supongo que porque o, no hubo más o porque era el menos malo.

El premio consistía en dos sujetalibros. Dos esculturas. Una de don Quijote y otra de Sancho Panza, esculpidas a mano y un diploma con el que, un día, a falta de otro papel, encendí una estufa.

El “Sancho Panza” se lo regalé a Miguel “Mazo” que había ido a Ponferrada conmigo a recoger el premio. No sé si aún lo conserva. Yo, el mio, -don Quijote- luce entre otras placas y diplomas.

Hay una anécdota de aquel día: habíamos ido a ALMACENES BODELÓN a comprar, no sé, alguna cosa y, mientras aguardábamos, escuchamos la conversación de dos vendedoras.

Decía una a otra:

-¿A dónde vas a ir esta tarde..?

Y la otra:

-A la Emisora, a ver la entrega del Premio de Poesía a ese poetastro de Toral.

O sea, pensé, que yo era un poetastro que, según el Diccionario de la Real Academia: el poetastro es un mal poeta. ( Y yo, por aquel entonces, me creía tocado por la gracia de las Musas…)

Tras este primer premio, traté de escribir una novela romántica que se titulaba LIDYA y que como otros muchos escritos míos fueron pasto de las llamas y alimentaron una estufa que calentaba una galería acristalada que teníamos en casa.

Posteriormente – lo recuerdo- llegaron dos, en años consecutivos, en la OJE DE LEON y por los que me dieron mil doscientas pesetas. Se trataba de romances sobre la muerte en Alicante de José Antonio Primo de Rivera y cuyo importe gasté invitando a mis amigos.

Más tarde, durante mi servicio militar en Ceuta, me galardonó EL PUEBLO GALLEGO, de Vigo, un cuento que se titulaba -y que conservo- TREINTA, MONEDAS DE PLATA. Mil pesetas y parte de cuyo importe gasté en comprarme un pantalón LEWIS, en el zoco y que me costó ciento veinticinco pesetas. (Traducido a euros: seis euros – el premio- y sesenta y cinco céntimos el pantalón).

Y, así, hasta cincuenta premios más que me han convertido, sin quererlo, en el poeta más galardonado de la provincia de León. Otros, con este curriculum, ya tendrían una calle a su nombre. Yo, no.

Anuncios

Una respuesta to “MIS PREMIOS LITERARIOS”

  1. Burbia61 Says:

    Tony todo lo que se escriba con el corazon ,podra gustar a unos mas y a otros menos,pero jamas seran “” versos malos””.


Deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: