DON SERAFIN

toni- cabalgamos

Don serafin -af2 cEscribe el cronista de la villa Manuel Rodríguez y Rodríguez, en su libro HISTORIA DE TORAL DE LOS VADOS que el día tres de Enero de mil novecientos cuatro, fueron llamados al Ayuntamiento cuarenta mozos del municipio y que, únicamente, veinte de ellos dieron la talla. El más alto fue Juan Canedo, hijo de Diego y de Manuela  -1,72 de estatura-  pero alegó, para no servir a Dios, a la Patria y al Rey, como se decía antes, palpitaciones, o sea arritmia.

Juan CanedoAdemás de Juan Canedo, fueron convocados, entre otros, Francisco Farelo Fuente, herrero, hijo de Francisco y de Gertrudis y Serafín Franco Teijelo, estudiante hijo de José y de Ángeles que también alegó palpitaciones.

Dos Serafín terminó los estudios en el Seminario de Astorga. Fue ordenado sacerdote y ejerció su ministerio en Paradela del Rio, aunque, por necesidades de servicio, visitaba también pueblos más alejados.

Boda en Paradela

Este escribidor recuerda a don Serafín a quien todos sus compañeros llamaban “el cura Franco”, por el apellido. y lo  recuerda  en Friera en la Fiesta de la Virgen de Agosto, sin alzacuellos, durante la comida que Kiko Tagarro, su compañero, ofrecía a los curas del entorno, comer cuanta comida pusieran  ante él, todo en el mismo plato: entremeses variados, ensaladilla rusa, merluza dos salsas, cabrito al horno y, por último, brazo de gitano o flan casero, hecho   con huevos  de gallinas que correteaban, todo el día, al aire libre. Y entre plato y plato metía la mano en uno de aquellos largos bolsillos de su sotana, sacaba una ristra de chorizos, comprobaba el filo del cuchillo y luego, parsimoniosamente, cortaba rodajas que comía, también, parsimoniosamente. No sé si lo hacía para que la sonrisa aflorase al rostro de los comensales o porque, en realidad era un cura de buena boca,.

Mi memoria  -flaca en algunos  ocasiones-  también recuerda que durante los Ejercicios espirituales que acostumbraban a celebrarse durante la Cuaresma  -tiempo de penitencia-  los  niños y las niñas de la catequesis que habíamos hecho la primera comunión  -algunos hicieron la primera comunión y no hicieron ya la segunda-  queríamos confesarnos con don Serafín porque sus penitencias eran más leves.

-Un padrenuestro y un avemaría y haz el firme propósito de no volver a pecar. Yo te absuelvo de tus pecados..

Don Francisco o don Ricardo o don Federico eran más estrictos y severos y, a mayor cantidad de infracciones  -había pecados muy graves, graves, menos graves y veniales-   más grande  -o pequeña-   era la penitencia. A veces, un Rosario que rezábamos contando las avemarías por los dedos o, tomar agua bendita al entrar en la Iglesia y decir: “Por esta agua bendita que tomo en mis manos, sean perdonados mis delitos y pecados”.

Volví a saber de don Serafín cuando llegó a mis manos el documento incoado por un Juez Militar durante el levantamiento del ejército en mil novecientos treinta y seis que tanta sangre costó y cuyas heridas aún siguen sin cicatrizar.

Don Serafín Franco, en ese documento dice.:“ que el diecinueve de julio de mil novecientos treinta y seis estando en el café de Llanes, entraron a él un tal “Carneiro” y otros individuos, hoy huidos, poniéndose a cachear a todos los que estaban en el Bar y temiendo el declarante que aún ocurrieran cosas peores decidió ir a su casa. A la salida del café vio a un numeroso grupo, lo que le hizo temer aún más por su vida y apresuró el paso hacia su domicilio no sin antes observar gran efervescencia en el pueblo, sobre todo en casa de Juan García ya que, al parecer, estaban registrando por creer que una maleta que dejó allí un falangista de Requejo contenía dinamita; que el declarante en vez de meterse en su casa entró en la contigua que habita su sobrino Camilo Lago y nada anormal le sucedió hasta eso de la una de la madrugada, hora en la que un numeroso grupo rodeó la casa y llamaron violentamente a la puerta; el que declara se refugió entonces en el tejado desde donde oyó que preguntaban por él y por las armas y más tarde observó que registraban la casa de su sobrino y la suya. Como no encontraron nada en ninguna oyó que amenazaban con volver al día siguiente a quemar la casa si no encontraban algo. Ya, desde aquel momento viendo el gran peligro que corrían en este pueblo tan izquierdista  decidió huir, pero se encontró rodeada la casa por individuos armados y con la natural incertidumbre vio acercarse el día y con él la  seguridad de ser detenido y muerto, pues si continuaba en el tejado de día, podía ser visto y si se ocultaba en casa también, cuando volvieran a  registrarlas  y era casi seguro que lo descubrieran. Afortunadamente, al amanecer, los que vigilaban la casa tuvieron la ocurrencia de ir a beber a casa de Sierra y aprovechando esto, el declarante y su sobrino Manuel Franco, salieron a la calle y por la vía del ferrocarril, rehuyendo la proximidad de la Fábrica y de Villamartín, zonas en extremo peligrosas en aquellos momentos conseguimos llegar, primero a Valtuille de Arriba y después, al enterarnos allí de que iban a requisar armas y registrar las casas, decidimos con el sacerdote y el  maestro del pueblo escapar al monte en el que estuvimos pasando todo género de privaciones e incomodidades durante cuatro días y por tal motivo ignoró lo sucedido en Toral durante su ausencia. Quien podrá dar más detalles es mi sobrino Camilo Lago, pero por referencias ulteriores sé que quien más se distinguió persiguiéndome y deseando encontrarme para matarme fue el vecino de Requejo Abelardo Delgado Blanco, hoy huido; que en su convicción y por referencias que tengo como por  los antecedentes que conozco, considero como parte muy destacada en los pasados sucesos a Mario Quintana, Cleto Retamar y otros individuos y entre los presentes en el pueblo merecen destacarse Vicente Franco Santín, José Iglesias, Antonio del Valle, Manuel Fernández, “Manana”, Jesús Franco, Rogelio Rallo, el llamado “Panchito” y otros individuos; que nada más sabe en relación a los hechos de autos y lo declarado se ratifica, previa lectura, firmando a continuación…”…

Anuncios

Deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: