TREINTA Y CINCO MILLONES DE EUROS O EL MUNDO AL REVÉS

He leído estos días la noticia de que el joven piloto español, Carlos Sainz, ha sido contratado por la mítica escudería italiana Ferrari. Como español, me congratula el éxito de uno de los nuestros, pero no deja de sorprenderme el sistema de valores que preside nuestra sociedad.

La escudería italiana tenia en sus filas al alemán Sebastián Vettel, no soy experto en automovilismo, pero seguro que se trata de un extraordinario piloto, máxime, sabiendo que su caché ascendía a la friolera de 35 millones de euros anuales. Y me confirman que no es el mejor pagado de ese circo ambulante, llamado Fórmula uno. La retribución de nuestro compatriota es mucho menor, rondará los 12 millones de euros. De esta forma la escudería del “cavallino rampante”, se ahorra más de 20 millones de euros. “La pela es la pela”.

Voy a omitir por esta vez los contratos de las grandes figuras del balompié que son también escalofriantes, aunque reconozco que hay notables diferencias y suerte dispar entre unos profesionales y otros. El deporte espectáculo es necesario, pero no lo es todo. El deporte, ante todo, debe hermanar y unir, sino no es deporte.

Cuando organizamos las jornadas de autor en el Instituto de Estudios Bercianos para dar a conocer personajes notables de la cultura y arte de nuestro querido Bierzo, solemos reunir entre 40 o 50 personas, después de un arduo trabajo de lectura e investigación y el altruismo de algunos, entre los que me incluyo. Compárese con la asistencia a un acontecimiento deportivo local, a una velada musical o a una retransmisión deportiva de la supervalorada liga de campeones.

¿Qué está pasando? Estamos ante el mundo al revés, y quizá en estos tiempos de crisis y emergencia sanitaria, es el momento de preguntarnos: ¿dónde está la sociedad del bienestar? ¿En lo intrascendente o en la cultura? ¿En el ocio o en la investigación sanitaria? ¿Cuánto deberían ganar, entonces, los que mejoran la calidad de vida del prójimo y que, a veces, aparcan sus investigaciones por falta de subvención?

A lo mejor conviene sentarse en el diván freudiano y que nos hagan un sicoanálisis para saber que nos está pasando

Deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: