Un piso en Madrid, 300.000 euros, una casa en muchos pueblos, 1 euro.

 

LA HORA DE LOS PUEBLOS

Me entristece lo absurdo de la condición humana: un piso en Madrid, 300.000 euros, una casa en muchos pueblos, 1 euro. ¿Podría ser un espejismo o una realidad?

Nuestros pueblos, hoy perdedores, en el ocaso de sus existencias, consumidos por los años, agonizantes y olvidados en caserones oscuros y sombríos, pueden alcanzar un nuevo protagonismo. La emigración de los sesenta y setenta, los condenó a la incuria y al abandono, pero su resurrección puede estar cerca, porque el hacinamiento urbano toca a su fin y ya no es sostenible.

Sombras humanas que presiden los viejos caserones, sombras recordadas de hombres y mujeres que pasaron, sombras presentes y sombras posibles. El alma contemplativa vive en un ensueño de la vida humana, una historia que fue y un proyecto de historia que tiene que seguir siendo.

Dice Machado: “de toda la memoria, sólo vale el don preclaro de evocar los sueños”, pues soñemos:

*Con la vida perfecta que huye del ajetreo urbano, sumido en las miserias terrenales de las almas conturbadas.

*Con que la sencillez regrese a nuestros corazones.

*Con que todo pasa, todo cambia y perece, pero los pueblos deben perdurar, porque la vida es sucesión y no puede habitar el pernicioso olvido.

A lo lejos las campanas de la iglesia parroquial plañen abrumadoras. Llega el crepúsculo. En la oscuridad, tiemblan las estrellas, se diluyen las manchas pálidas de los ventanales, que miran con sus extáticos ojos cuadrados, buscando un anhelo: un nuevo renacimiento genérico y eficaz, porque si hay algún amor intenso, es el amor a la tierra, sobre el que tantos labriegos han pasado toda la vida amándola, queriéndola y mostrando una fe enorme. Esto son los pueblos, heroicos y legendarios, envueltos en lo que da el mérito y creatividad a un artista: la naturaleza y el paisaje.

La Generación del 98 y los Regeneracionistas anhelaron una reforma radical en las estructuras arcaicas del país, proyectando su espíritu sobre la realidad de Castilla, sus gentes y sus pueblos. Ciento veinte años después, la autenticidad de España debemos buscarla en sus pueblos, en la trama de sus hechos cotidianos y en la vida de sus gentes, que prosiguen la pertinaz y silenciosa labor cotidiana y eterna.

Una respuesta to “Un piso en Madrid, 300.000 euros, una casa en muchos pueblos, 1 euro.”

  1. Madrid Says:

    ¿Por qué toca su fin y ya no es sostenible? Creo que lejos de eso, la tendencia es:

    – Ciudades: Convertirse en macrópolis, duplicando o triplicando su tamaño (Madrid provincia, está concentrada en pocos kilómetros y la mayor parte de su superficie está sin construir)
    – Pueblos: Segundas residencias de verano y fin de semana para la gente de las ciudades y residencia permanente de inmigración dedicada en su mayoría a labores agrícolas y fabriles

    Madrid se irá ajustando poco a poco, de momento muchos madrileños pueden pagar 400.000€ por un piso de una habitación en el extrarradio, los precios han de subir mucho más hasta que se vean obligados a moverse fuera de aquí y se empiecen a urbanizar los pueblos cercanos a la capital.

    Por otro lado, en el centro, donde los precios se acercan más a 1.000.000€ y la mayoría sobrepasa este precio, quedará reservado para la clase alta que podrá llegar al trabajo sin emplear 1 hora y media (como pasa en China donde la gente suele tener 2 horas diarias de commuting, y otras 2 horas para volver)

    Me gusta


Deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: