FAMILIA Y ESCUELA

Los padres que satisfacen constantemente los caprichos de sus hijos sin recibir nada a cambio, suelen crear personas que solo saben recibir, y se están convirtiendo en hiperprotectores parentales que originan individuos incapaces de resolver situaciones problemáticas, cuando lleguen a ser adultos.

El conflicto surge cuando la escuela sanciona al alumno a nivel académico o por su mala conducta, entonces surge la batalla protectora en defensa de los hijos a los que se les libera de toda responsabilidad, pensando que los docentes son incapaces, injustos e incomprensivos con ellos.

Es necesario poner límites y normas a ciertos comportamientos de los hijos, convertidos ahora en alumnos de una escuela cuya función básica es formar y educar y que, junto con la familia, deben ser la guía del niño.

Proponer y pactar un compromiso satisfactorio con los hijos, en cuanto a rendimiento académico y conducta escolar, es cada vez más necesario, además fundamental, para ayudarlos a formarse como personas íntegras y autónomas y seres capaces de entender que la sociedad en que viven, funciona con normas que deben habituarse a respetar y cumplir.

Deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: