“Crónica a una muerte anunciada” : Lucía

wat

Hoy whatsappeamos con, Lucía Requejo Pintado, profesora de matemáticas del instituto Eulogio Florentino Sanz de Arévalo (Ávila)

AF2_: Hola Lucía ¿Cómo va la vuelta a las aulas?

Lucía Requejo: Hola Toño..

Cuando me pediste que te contara las impresiones de la vuelta a las aulas este era el título que me vino a la mente allá por finales de agosto.

Ahora, con unas 3 semanas de clase te puedo contar algo más:

Primer día de vuelta a clase

Como sabes, (o no, no tienes por qué), los profesores empezamos nuestra vuelta particular a las aulas el día 1 de septiembre. Días de preparación de materiales, reparto de cursos, programar el año….ahora parece de risa. Como si pudiéramos prever lo que va a ocurrir en 15 días, como para organizar 9 meses. Aún así, es nuestra labor, organizar y estructurar las clases con antelación, para poder reconducir el barco ante cualquier imprevisto. Cuanto más organizadas tengas las ideas y el curso, más provecho puedes sacar de él. Es nuestro hilo conductor del aprendizaje, digamos.

Entre desinfección y desinfección, en principio preparamos estos documentos como cualquier septiembre habitual, salvo un pequeño subapartado incluido este año: "cómo actuar en caso COVID” . Volvemos a la risa. (O al llanto) Planificar qué harás en un hipotético caso y sin ninguna instrucción a la que atenernos. Vamos, cada maestrillo con su librillo.

Primer día de vuelta ,ahora sí , con alumnos

La energía que desprende un grupo de chicos/as entrando en un instituto el primer día es como una jauría. Imagínate la situación , un tumulto de chicos y chicas emocionados por verse, luciendo sus mejores mascarillas, y enseñándose sus fotos del verano y su, todavía, moreno de piel.

Este primer día fue un poco descafeinado. Se organizaron en el patio de entrada carteles con los cursos para que los chicos y chicas se colocaran en fila detrás y así poder ir entrando con sus tutores a sus aulas según les iban llamando. Eso sí, con su desinfectado de manos pertinente a la entrada.

La sensación de todos, si tengo que describirlo con una palabra, era desconcierto. Llevaban sin pisar el instituto desde marzo y para ellos era un lugar conocido pero diferente. No había el ruido habitual, no había abrazos y las sonrisas nerviosas no se veían.

Nuevas normas que aprenderse: entradas y salidas escalonadas, no compartir material bajo ningún concepto, misma mesa para todo el curso, puertas y ventanas abiertas, mesas en filas y separadas, gel a la entrada, área perimetral alrededor de la pizarra (está marcada, no es algo imaginario) a una distancia mínima de 1,5 m de la primera fila…no está mal para un primer día de clase.

2 semanas más tarde

A todo se adapta uno, el segundo día de clase parece que habíamos estado llevando mascarillas toda la vida. Ya no era un elemento que llamara la atención.

-¿Os habéis echado gel al volver del baño?

-Por favor, recordad que no podéis compartir nada.

-Poned una silla en la puerta para que no dé portazo con la corriente.

Porque otra cosa no, pero si el coronavirus no entra, la pulmonía está asegurada.

Es increíble ver lo rápido que se adaptan, mucho mejor que los adultos, la jauría normal ha vuelto y parece que quiere parecerse a un curso "normal". Lo más curioso es el secretismo y las desapariciones de alumnos. Mesas vacías durante días de alumnos, que, o bien están esperando pruebas , o tienen síntomas compatibles, pero todo con un halo de misterio propio de este 2020.

Llevamos muy poco, en dos semanas poco en claro se puede sacar. Por si acaso y por lo que pueda pasar, nuestras aulas virtuales están en la recámara, latentes por si hay que usarlas, y todos estamos con la sensación de que cualquier cosa puede pasar de un día para otro. Impredecible, pero estamos preparados. (al menos algo más que el curso pasado)

Si tengo que sacar algo en positivo, y bastante poético por cierto, es el aprendizaje de lectura de miradas que estamos haciendo. Darnos cuenta si un alumno está teniendo dificultades o problemas en una clase, en la distancia, detrás de una mascarilla, no es tarea fácil, y lo estamos consiguiendo.

Y esta ha sido mi impresión de estos primeros días Toño, te mando un abrazo desde la otra punta de Castilla y León.

Deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: