Colaboradores

Homenaje a Los Palmeros.

Homenaje a Los Palmeros.

Cuando arde el ombligo de la tierra se desatan todos los demonios a la par y no hay fuerza humana ni tecnología en el mundo que pueda detenerlos

Las lenguas de fuego arrojan un terrible huracán de fuego, de piedras y cenizas que arrasa con todo lo que encuentra en su camino.

No se salvan las casas, ni los animales, ni las plantas, ni los colegios, ni las torres, ni las iglesias.

En ocasiones ni siquiera se salvan los humanos y los que quedan lloran sin esconderse sus desgracias.

Explorar el espacio es como admitir sin reservas que puede ser más que posible que haya vida en otros planetas.

El universo es demasiado grande como para pensar que somos los únicos que lo habitamos. A mí, personalmente, por cuestión de dignidad me resulta imposible admitirlo.

Miro el ombligo de la tierra escupir su furia y me uno al dolor de quienes de cerca lo padecen.

No es bueno para el hombre jugar con la naturaleza, porque el agua siempre vuelve al cauce, y el fuego regresa a su origen.

Después de todo un millón de años para la tierra es igual que en la vida una milésima de segundo.

María José Montero Núñez.

Deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s