AQUALIM, gota de lluvia

fernando fs [Resolucion de Escritorio]

Un niño bebe agua en un charco de la aldea etíope de Bule Duba

Aqualim, se sabía importante. A veces, hasta imprescindible. Pero nunca nadie había osado invocarla.

En los últimos tiempos, un día sí, y otro también, rondaba por su ánimo la idea de abandonar la repetida rutina del descenso y vuelta al ascenso. Así, sin otro contacto que sus compañeras, las gotas de agua, Aqualim se había propuesto sentir el aprecio de los humanos.

Corrían tiempos otoñales. Aqualim, nuestra insípida y desnuda gota, se encontraba sobrevolando territorio europeo. Cuando el Jefe de Nubes lo creyó oportuno, ordenó un descenso en tromba. Junto a multitud de gotas hermanas, inició el descenso, precisamente sobre una zona muy industrializada. Detuvo la caía el asfalto de una de las calles más transitadas. De inmediato, se sintió rodeada por extraños materiales. Mientras iba incorporando moléculas de las sustancias contaminantes de aquel territorio, no tuvo más remedio que dejarse conducir hasta las alcantarillas, acompañada por repugnantes y fétidos sólidos.

Inmersa en el torrente del colector de pluviales, siguió discurriendo por canales nauseabundos, hasta llegar finalmente a una depuradora. Allí, Aqualim, se sintió maltratada por artefactos maliciosos que, con locos movimientos, intentaban apartar de ella a la mayoría de sólidos que la habían acompañado durante su recorrido. Después de muchas vueltas, giros y más giros y, sin estar suficientemente descontaminada, se encontró, después de un tiempo, que le pareció eterno, dentro del cauce de un río. Horas más tarde pudo alcanzar el mar. Poco tiempo después conseguía vaporizarse, alcanzando su lugar de

Leer el resto de esta entrada »

MARRAKECH “La ciudad roja”

fernando fs [Resolucion de Escritorio]

PB220068 [Resolucion de Escritorio]

MARRAKECH “La ciudad roja”

La primera vez, que oí hablar sobre Marruecos, era un niño. En aquella época, en que yo residía en Madrid, se hablaba de la guerra de Ifni. Recuerdo que mi padre escuchaba con deleite la radio, sobre todo el fútbol. Eran los tiempos de gloria para el Real Madrid, que conquistaba su segunda copa de Europa.

Años después, a punto de cumplir el servicio militar, entonces obligatorio, Marruecos me inquietó a raíz de su Marcha Verde, que tuvo unos resultados poco favorables para España.

Esta coyuntura de carácter militar, nada amistosa hacia España, siempre me distanció del país vecino del sur.

En la actualidad, habida cuenta de que dispongo de tiempo libre, siempre disfruto con viajes culturales que tengan relación con nuestros antepasados geográficamente más cercanos. Por ello, cuando se plantea un viaje a la ciudad marroquí de Marrakech, aparecen de nuevo antiguos prejuicios que me hacen dudar. Pero, al final, descubro razones sensatas para visitarla.

¿Cuáles? Dos y muy claras. El seguimiento biográfico de Juan Goytisolo, a resultas de su flamante Premio Cervantes 2014, y las vehementes reflexiones del escritor berciano Manuel Cuenya, quienes han disipado las dudas que tenía para viajar a esta ciudad imperial marroquí.

Ilusionado con este viaje, lo planifico con dos meses de antelación; con tan mala pata que viajo a la ciudad roja ocho días después de los graves atentados de París, lo que me origina cierta tensión, agravada, para más inri, porque mi llegada al aeropuerto de La Menara tiene lugar al filo de la media noche.

Nada más pisar tierra, y conforme voy caminando hacia la terminal del aeropuerto, percibo en el ambiente el hechizo de esta «Tierra de Dios», como era conocida en sus orígenes por el pueblo bereber. No obstante, me siento receloso por los recientes atentados de París. No sé qué me encontraré y si me influirá o no la llegada en horas nocturnas.

Leer el resto de esta entrada »

Les fourmis douces

fernando fs [Resolucion de Escritorio]

alumna enamorada okUna tarde, de regreso a casa, coincidí con él. Estábamos los dos esperando el bus. Aparentaba unos diez años mayor que yo. Se fijó en mí, con sutil disimulo. Era alto y con un pelo ligeramente rizado de color castaño. Sus manos anchas y con dedos largos sostenían una revista enrollada. De pronto los libros, que yo llevaba entre mis brazos, cayeron al suelo. Al inclinarme para recogerlos, él también lo hizo. La casualidad propició que, al estar ambos de cuclillas, nuestras cabezas estuvieron a punto de chocar. En ese instante recibí una bocanada de perfume. Su cuello exhalaba un olor a incienso con una nota de fondo persistente de cedro y almizcle.

Al reconocer los libros, él me preguntó qué curso hacía; no tuve más remedio que decirle que cursaba Preuniversitario con idioma francés.

-Estás de suerte. –me replicó lacónico. Y a continuación añadió: Me llamo Roger y soy francés; si te animas podrías practicar este idioma conmigo.

Leer el resto de esta entrada »

IMÁGENES

fernando fs [Resolucion de Escritorio]

IMÁGENES

Como de costumbre mi portátil se encuentra encendido. Mi nieto Max, al que desde chiquitín siempre le han fascinado las imágenes que yo le mostraba, permanece inmóvil y asombrado al contemplar una imagen en el ordenador. En ella, un niño, aparece de bruces sobre la arena de una playa, con el rostro apoyado sobre su mejilla derecha. Viste un niqui rojo, un pantalón azul, dejando una pierna al desnudo; su cuerpo, con los brazos estirados, yace inerte al antojo del vaivén de olas.

clip_image002

-Abuelo, ¿por qué ese niño se ha dormido en la orilla de la playa? –dijo Max.

        – No, Max. Ese niño no está dormido -–le digo, sin aparentar decepción.

¿Cómo continuar la explicación? La imagen evidencia un fracaso más de la especie humana y nos retrotrae a los tiempos de las cavernas.

        -Se trata del niño sirio Aylan Kurdi. Tenía tres años. No duerme, se ahogó intentando llegar a una playa turca  –le explico a mi nieto con serenidad.

        -¿Por qué, si era sirio, ha aparecido muerto en una playa turca? -continúa Max.

Leer el resto de esta entrada »