¿Declaró o no la independencia?

marcos tu 6 yo

Cataluña

Escribo esto unas horas antes de que el President de la Generalitat conteste al Presidente del Gobierno. ¿ Declaró o no la independencia?

No sé (todas) las noticias que os llegan. Tengo que decir que, lamentablemente, la cobertura que está haciendo la televisión pública me parece lamentable. Algunas televisiones, como La Sexta, han dedicado especiales para cubrir o bien el 1 de octubre o la sesión en que se iban a proclamar los resultados del "referéndum". El clima, en todo caso, es de tensión.

Estamos preocupados, no voy a disimular. Y aunque no hable por todos, eso es obvio, sí puedo hacerlo en nombre de muchas personas que llevamos un par de semanas (como mínimo) angustiados.

La angustia comenzó hace dos semanas. Hasta entonces, el conflicto se dirimía en el plano institucional. Que si convoco un referéndum, que si lo voy a impedir… El día 1 algo cambió. El conflicto salió brutalmente a la calle. Me cuento entre los que no están a favor de la secesión pero el 1 de octubre fue una jornada tristísima. Nunca imaginé que para impedir el pseudoreferendum se echara mano de la coerción física. Y no, no fue eso lo que lo impidió. El referéndum estaba invalidado en el momento en que no había garantías legales, la administración catalana se hubo mostrado absolutamente parcial, no había habido campaña electoral ni era posible el reconocimiento por parte de nadie de los que cuentan en España, Europa y el mundo. Pero por lo visto, eso no bastó.

Las imágenes de personas escaleras abajo nos produjeron terror a muchos de nosotros, que esperábamos una reacción más civilizada por parte del ministro del Interior y de los mandos al cargo de Policía Nacional y Guarda Civil. Agrediendo a mujeres, ancianos, ¿Qué se pretendía? ¿ Provocar el miedo? ¿ Aleccionarnos? ¿ Contra quienes blandían papeletas? ¿ Hemos perdido la cabeza? Somos ciudadanos, no animales. ¿ Eso es lo que el Gobierno de España no ofreció ese día? ¿ No existe una propuesta más seductora que hable de la pertenencia a un espacio de derechos más grande, a España, a Europa?  ¿ Un discurso que nos permita desmentir los cuentos que muchos se han acabado creyendo? ¿ Que hable de las mayores oportunidades si caminamos juntos? ¿ Un relato que permita convencer a la inmensa mayoría de catalanes de que merece la pena luchar por una Catalunya mejor en el marco de una España diferente?

No espero demasiado de lo que diga Carles Puigdemont mañana,  ni de los partidos que apoyan el Govern de la Generalitat actual. Creo que el nacionalismo es una ideología bastante reaccionaria y uno de los mayores peligros que acechan a Europa. Me parece delirante que algunos crean que España es un invento de Franco o que la izquierda antisistema se haya aliado con un partido conservador y nacionalista. Comparto la idea de que el imperio de la ley da la razón al Gobierno de España pero no basta sólo con la aplicación de ésta. Y menos si, por el camino, tenemos que dejarnos imágenes lamentables e impropias de un país civilizado. No lo merecemos. No lo merece nadie. Me avergüenza. Debería avergonzarnos. A todos.

comercio, cataluña independiente, proceso ilegal,

Anuncios

La pitada y los locos

AF2-marcos tu 6 yo

image

La pitada y los locos

Me resulta decepcionante la repercusión que está teniendo la monumental pitada que silenció los acordes del himno nacional el pasado sábado. Diarios de todo el país y telediarios destapan sus cabeceras haciendo alusión, no ya a la pitada, sino a las declaraciones de los más variopintos responsables políticos y deportivos de este país. Incluso se plantean sanciones. Otro ejemplo de Celtiberia show, o país de pandereta (algún medio extranjero se hará eco de esta polémica para, acto seguido, mencionar que esto sucede en un país con el 25% de desempleo).

Porque, seamos serios. En este caso, ¿ No debe primar la libertad de expresión? Los pitidos podrán considerarse de buen o mal gusto, zafios u oportunistas, groseros o propios de un estado de opinión,… pero son sólo eso, pitidos. Distinto hubiera sido que se hubieran entonado gritos pidiendo la muerte del jefe de Estado, o pintadas en los muros del estadio con los mismos mensajes contra el ministro, o el President de la Generalitat pero, ¿ Esto?

Aparte de esta primera consideración, aceptar que pitar el himno deba ser punible nos dejaría a los ciudadanos en una situación de indefensión. Si queremos protestar contra un responsable político y su aparición va acompañada del himno, ¿ Nos obligarán a callar? Es más, si acepamos que pitar el himno es una falta, pronto aparecerán voces que pedirán el mismo trato para los responsables institucionales (que deben entender que la protesta ciudadana es un derecho por encima de la incomodidad que les provoque ser abucheados, similar a los escraches). Por cierto, parece que a Artur Mas no la ha parecido nada mal la pitada, aunque lo suyo es un caso claro de filibusterismo político. Cuando los abucheos son contra él no le parece tan bien. Y es que el nacionalismo es como el olor corporal. El propio no se nota. El de los otros, molesta.

Añado a esto también que es cierto que entidades independentistas catalanas repartieron pitos a las puertas del estadio. A muchos les parecerá mal pero, ¿ Pitos? ¿ Tenemos miedo de los pitos? ¿ De que la gente pite? ¿Constituye esto una amenaza? ¿ Nos hemos vuelto locos?

Marcos Vidal Rodríguez

Crisis y ataque a las clases populares-– Marcos Nº12

Euro interrogante-af2Crisis y ataque a las clases populares
Los bancos y compañías de seguros que en época de bonanza predecían la insostenibilidad del sistema están triunfando: pero no porque tuvieran razón, a saber, el envejecimiento de la población hará que los gastos crezcan exponencialmente mientras que los ingresos no la harán al mismo ritmo, sino porque la crisis económica y una sociedad noqueada es una oportunidad de oro para ellos.
Y no es ni el único ni el más reciente ejemplo. Los fondos que tradicionalmente han ayudado al sostenimiento de las comarcas mineras amenazan con irse al garete con el argumento de la crisis. No es que piense que la mina es el mejor futuro para los hijos de los actuales trabajadores, pero ni siquiera con abundancia de recursos se podría reconvertir la economía de estas zonas en un tiempo tan rápido. Y no faltará el gancho envenenado de generosas jubilaciones a las familias directamente afectadas para desmovilizarlas pero, ¿Y quienes viven indirectamente de ello pero no reciben subsidios? Van a ser condenados a la pobreza junto comarcas enteras.
Lo peor del caso es que mientras se exigen sacrificios a las clases populares de este país, se hacen auténticos regalos a las élites económicas. Veamos algunos ejemplos:
1. El de la minería. Reducimos las ayudas pero, a la vez, ayudamos a los bancos. Se dirá que a los bancos no se les regala dinero, sino que se les presta. Pero este argumento es falaz. Pensemos en Unnim, una de las cajas catalanas fusionadas. Tras haber inyectado millones de euros en préstamo para sanear sus cuentas, ésta ha sido adjudicada en subasta al BBVA. Si las cosas fueran bien, el precio de la adjudicación sería al menos el del dinero prestado. Pues no. Un Euro.
2. El del Banco Central Europeo. Mientras que Mario Draghi hace comentarios negativos acerca de los gobiernos europeos que le pagan su salario, en particular del español, ha regado con un billón de Euros el sistema bancario europeo con créditos a 3 años y al 1%.A la vez que hace esto, niega esos mismo préstamos a los gobiernos democráticos que, como el nuestro, necesitan financiación. A su vez, los bancos utilizan dinero que han recibido al 1% para prestarlo al gobierno, esta vez sí, pero al 6%. También resulta que Mario Draghi trabajó anteriormente en Goldman Sachs, uno de los bancos de inversión responsables de la crisis financiera.
3. El del fraude fiscal. Si un autónomo hace una factura sin IVA, corre el riesgo, con razón, de ser perseguido por las autoridades fiscales. Pero si tu patrimonio es tan grande y ha evadido millones de euros puedes hacerlo aflorar pagando sólo una parte de los impuestos con que el resto corremos. Es más, mientras que el autónomo debe ayudar a sostener el país, Sheldon Adelson se permite pasear por Madrid o Barcelona, ser invitado por las autoridades autonómicas, exigir inversiones, exenciones fiscales y legales para instalar su Eurovegas, (entre ellas, las relativas a la ley de extranjería, salario mínimo y derechos sindicales) ante el frenesí de Esperanza Aguirre y Artur Mas. Paralelamente, a un club de porreros de Barcelona se les amenaza con la cárcel por querer cultivar marihuana en un pueblo de Tarragona que previamente lo había aprobado en referéndum. Para los que no lo sepan, los terrenos de este macro hotel/Casino han provisto de alimentos al área metropolitana de Barcelona durante siglos y todavía hoy lo hace. Lo lógico sería permitirle instalar su complejo siempre que se cumpliera escrupulosamente las leyes medioambientales y laborales, ¿ No?
4. El de la tergiversación:
Decimos línea de crédito  cuando deberíamos decir  rescate.
Recortamos en sanidad pública pero el pago a mutuas privadas desgrava (y es, por tanto, un apoyo del estado a la sanidad privada).
Decimos medidas de ahorro cuando deberíamos decir  recortes en el estado de bienestar
Decimos sacrificio/solidaridad cuando deberíamos decir  hacemos pagar el pato a pensionistas, funcionarios, trabajadores, estudiantes, parados,…
Mostramos un contenedor ardiendo cuando también deberíamos decir que Alfredo Sáenz fue indultado por un delito bancario penado con 17 años de cárcel* con el silencio de los medios españoles (aunque no del Financial Times). Pero la ministra habla del inmenso fraude de las personas activas que tienen tarjeta sanitaria de jubilado.
Cada día hay unos 200 desahucios en España mientras que los bancos que los promueven son los mismos que, con nuestros impuestos, reciben millones de Euros en ayudas. ¡El mundo al revés!

*http://www.ft.com/cms/s/0/c7dee9b6-1764-11e1-b20e-00144feabdc0.html#axzz1yp51hUJw

Marcos Vidal