Xan das Bolas estuvo en Toral

toni- cabalgamos

Xan das Bolas PicturePersonajes - AF2

Posiblemente las nuevas generaciones de este país,amantes del cine, que ven películas en NETFLIX,no recuerden a un cómico gallego que hizo más de 200 películas desde los años treinta del siglo pasado hasta bien entrado 1977, fecha en la que murió en el Clínico de Madrid, precisamente el mismo día en que murió Bing Crosby, también en Madrid, mientras jugaba al golf.

Xan das Bolas se llamaba  en realidad Tomas Ares Peña. Había nacido en La Coruña el 30 de Octubre de 1908 a las 12 del mediodía, en la calle Santiago 18 bajo cerca de la Iglesia de Santa María,la Iglesia más antigua de la capital gallega.

Era hijo de Tomas Ares , nacido en Valdespino, provincia de León, pueblo perteneciente al municipio de Santiago Millás,.Como curiosidad diremos que a los vecinos de Valdespino se les llama Budibiallos o budibillos.La madre era Ángeles Peña, de Valiño provincia de la Coruña.

Tomas y Ángeles tuvieron varios hijos,además de Xan,  como leemos en su biografía: Miguel,José Luis Fernando,Julio,,María y Ricardo.

El 28 de Abril de 1922 Tomas,padre, denuncia  -como puede leerse en EL ORZAN-  la desaparición de su hijo Tomas que faltaba del domicilio familiar desde dos días  atrás y suponía que estaba en La Bañeza en casa de sus tíos,

La primera actuación de Tomas  que ya aparecía en los carteles como Xan  das Bolas fue en Mayo de 1937 en el Teatro Círculo de las Artes a beneficio del Ejército. En ese programa se dice que habrá un recital de cuentos gallegos por el genial cuentista don Tomas Ares,Xan  das Bolas.

En esta época casó  con la actriz Lina Chiverto con la que tuvo varios hijos,

La primera película en la que intervino fue SALOME del director Feliciano Catalán.

Llegó  a actuar con Cary Grant, Sophia Loren y Frank Sinatra en ORGULLO y PASION un filme de Stanley Kramer filmado en España,

Xan  das Bolas murió el 13 de Octubre de 1977 y fue enterrado en La Almudena aunque pasados los años sus huesos fueron llevados al osario común.

thumbnail_Escáner_20181015++++

Pero en su biografía hay que añadir que estuvo en Toral en los últimos  años de la década  de los años cuarenta del pasado siglo. Vino con una compañía de variedades y comió  o cenó en nuestra casa porque Xan das Bolas era amigo de mi padrino Enrique que regentaba una tienda de comestibles en La Coruña.

Llegó  a Toral, seguramente, en el tren correo de las seis y veinte.Preguntó  por el comercio CASA AMERICA y enseguida en nuestra casa se hizo de querer, Era un hombre abierto que no dejaba hablar a sus interlocutores y que a nosotros nos llamó  "rapaciños" o "nenos"

Los cómicos  de aquellos años ganaban poco y se dejaban invitar por sus admiradores o por sus amigos o por los amigos de sus amigos y así a horraban gastos.

Xan  das Bolas le regaló  a mis padres invitaciones para ver el espectáculo  en el TEATRO BENAMOR de don Rogelio que a aquella noche tuvo lleno porque el actor era un personaje muy conocido..

Con la compañía de variedades venía  -lo recuerdo perfectamente-  una cantante mexicana, Irma Vila, conocida como la "Reina del Falsete" que interpretó  una canción muy de moda en aquel entonces: Soy soldado de levita de esos de caballería / de esos de caballería/ soy soldado de levita./ ME incorporé a las filas/ por una mujer bonita / por una mujer bonita" que borró  La vida mía//"Resultado de imagen de Irma Vila, conocida como la "Reina del Falsete"

Irma Vila cantó también  HAN NACIDO EN MI RANCHO DOS ARBOLITOS que fue recibida con grandes aplausos.

Y poco más puedo añadir sobre Xan  das Bolas. No sé  si después del regreso a su tierra, habló con mi padrino Enrique diciéndole que había sido muy bien acogido en Toral y en CASA AMERICA, cosa lógica, por otra parte porque mi casa siempre estuvo abierta para todos.

Es posible que Xan se lo comentase a Enrique ,pero no me consta. De todas formas no tiene la menor importancia o yo no se la doy.

Anuncios

ACEITE DE ESTRAPERLO (II)

toni- cabalgamos

En Toral, todo el mundo o casi todo el mundo, tenía su cartilla de Racionamiento que le daba derecho, previo corte del cupón correspondiente, al pan, a las habas (con bichitos), a un chocolate durísimo que tenía que partirse con un martillo o al aceite

Todos estos productos -amén del tabaco- había que recogerlos en Casa Aranga, la madre de Octavio y de Juanito Aguado. No recuerdo si se recogían semanal, quincenal o mensualmente, pero si recuerdo que, en cierta ocasión cuando llegó el momento de recoger el suministro, éste no había llegado a causa de un descarrilamiento de tren. Esa era la explicación, pero la explicación no era cierta y, quien quiso tener su menesteroso suministro, tuvo que comprarlo de estraperlo en una de las dos casas abastecedoras. Con el estraperlo -lo decía en el artículo anterior- se hicieron muchas fortunas.

En mi casa, en cierta ocasión tuvieron que comprar, también de estraperlo un garrafón de aceite teniendo, por supuesto, la preocupación de que registrasen la casa y se incautasen de él, pero ocurrió algo peor: el aceite fue depositado en una habitación que llamábamos la fresquera en donde se guardaban, naturalmente al fresco, las comidas.

En la parte superior de la habitación papá había colocado una balda en la que maduraban las manzanas que se compraban en La Isla, que eran las mejores manzanas del mundo, al menos para nosotros. Para acceder a las manzanas había que emplear una escalera, cosa que yo no hice, sino que me subí al garrafón y, naturalmente, pasó lo que tenía que pasar, que el garrafón, con el peso, se rompió y el aceite se vació por la habitación, por debajo de los muebles. Entre llantos y suspiros porque, a pesar de ser niño, yo conocía el valor del aceite de estraperlo, mis padres, con sábanas, recogieron lo que pudieron recoger del maldito aceite, para aprovecharlo, estrujando las sábanas que, después, no sirvieron para nada. El aceite estaba por todos los sitios y fue imposible hacerse con todo él.

Es, este, un recuerdo de aquellos tiempos bien llamados del hambre que, seguramente me marcó para siempre porque, al día de hoy, aún recuerdo todo lo sucedido

EL ESTRAPERLO DEL ACEITE

toni- cabalgamos

jose manuel juanin tacones- maria.yayo -quino-tenso [Resolucion de Escritorio] [Resolucion de Escritorio]

1  Juanin tacones- 2Sr María- 3 Yayo –4 Quino- 5Tenso

MEMORIA DE TORAL

Esta primera parte del artículo ha sido confeccionada leyendo la reciente Historia de España -la pequeña y minúscula Historia de España- escrita por los españolitos de a pie.

La palabra estraperlo -la recordarán muchos de mis lectores que peinan canas- proviene del nombre de dos socios holandeses Strauss y Perlowitz que, durante la Segunda República, trajeron a España una ruleta eléctrica trucada.

Las autoridades se dieron cuenta y la prohibieron aunque, antes de percibir el truco, ya estaban involucrados personajes famosos como Aurelio Lerroux, hijo adoptivo de don Alejandor Lerroux, presidente del Consejo de Ministros.

Lee el resto de esta entrada »

Publicado en Toni. Leave a Comment »

EL ARBOL DE LAS PALABRAS (II)

toni- cabalgamos

La imagen puede contener: exterior y agua

Nuevas -o antiguas- palabras que duermen en los Diccionarios y que trato de volverlas a su uso. Quiero que despierten. Quiero que salgan a la luz y, de nuevo, tengan vida, vida que ya tienen, pero que han quedado obsoletas. Me gustaría que amaneciesen en los textos aunque, a veces sean ininteligibles, pero, para eso, están los Diccionarios. Consúltenlos.

Aquí están ahora las palabras que han caído del árbol esta semana y su significado.

Abdominia.- Gula
Abeurrea.- Señal que se coloca en sitios públicos para adquirir derechos y edificar.
Ablandabrevas.- Persona perezosa.
Abonanzar.- Serenarse el tiempo.
Abonico.- En voz baja.
Aborrajarse.- Secarse las mieses antes de tiempo.
Aborregarse.- Cubrirse el cielo de nubes blanquecinas.
Ábrego.- Viento del Sudoeste.
Abricotina.- especie de ciruela…
Acantalear.- Granizar.
Acapizarse.- Agarrarse, uno a otro, para reñir.
Acequero.- Leñador.
Acemite.- Salvado con cierta porción de harina
Azud.- Noria con cajones.
Acezoso.- Jadeante
Acaite de Aparicio.- Medicamento cuyo principal ingrediente es el hipérico.

 

EL PARRAFO IMPOSIBLE

Soplaba el ábrego caliente . El cielo se aborregaba .Las mieses se aborrajaban en los campos. Yo creía que el tiempo se abonanzaría y no acantalearía como ocurría, a veces, en esta época.

Iba yo acezoso, tras huir de la abacera que me había amenazado con una abarra, y tarareaba, a pesar de ello, abonico, una canción que había aprendido de mi abuela: “ Al otro lado del río tiene mi padre una viña. Ni la cava ni la poda, vendimiar si la vendimia”, deseando llegar, cuanto antes, al azud para beber agua fresca, cuando vi a Azarías, el acequero que comía una abricotina madura, con abdominia, cerca de la abeurrea que habían colocado unos alemanes en la linde de los campos que separaban a Villalibre de Arriba de Villalibre de Abajo.

Azarías, según los vecinos, era un ablandabrevas que, en más de una ocasión, se había acapizado con su amigo Rufo por la venta del llamado aceite de Aparicio que traían del Páramo junto con acemite para las gallinas. Rufo lo regalaba y Azarías quería venderlo a precios prohibitivos.

CONTINUARA

Nota: No esperaba tantas llamadas agradeciéndome esta sección que nació, por curiosidad mía, para con los Diccionarios. Agradezco esas llamadas y el comentario de M. Regina Ramón. Gracias.

PROHIBIDO FABRICAR JABON

 

toni- cabalgamos

image

MEMORIA DE TORAL

Efectivamente, aunque mis lectores lo pongan en duda, en la década de los años cuarenta del siglo pasado, año arriba o año abajo, estaba prohibido, fabricar, en casa, jabón para lavar la ropa. El otro jabón, el de LA TOJA, se podía comprar en las droguerías.

Mi padre -el jabón de lavar la ropa- lo fabricaba en casa y lo ocultaba debajo de las escaleras que subían hasta la terraza de arriba, una terraza desde la que, en días luminosos, podía verse, en la lejanía, Ponferrada y desde la que, cuando estalló la Guerra Civil con unos prismáticos que nos fueron confiscados, se observaban nítidamente los incendios en la capital de El Bierzo.

Cuando hacía falta jabón, papá levantaba los contrapeldaños de madera y sacaba los panales necesarios. Después volvía a clavarlos y hasta una nueva ocasión.

Este jabón estaba fabricado con grasa de cerdo y sosa cáustica y, a fe, que lavaba perfectamente la ropa y como no había lavadoras, muchas amas de casa iban a la presa que corría cerca de Casa Olego a lavar. Llevaban los baldes o los cestillos grandes, a la cabeza, en perfecto equilibrio y la tabla de madera, bajo el brazo. Otras, como mi madre, lavaban en el pilón que teníamos en el huerto, alimentado por un chorro de agua que también usábamos para beber o para regar las lechugas..

El procedimiento para fabricar aquel jabón era muy sencillo y según los libros consultados constaba de tres pasos: saponificación, sangrado y moldeado.

Lee el resto de esta entrada »

EL ARBOL DE LAS PALABRAS, (I)

toni- cabalgamos

Entre los libros de mi biblioteca, hay varios diccionarios antiguos que hojeo continuamente, porque, entre otras Tienda Bar Florinda  (3)muchas vanidades está la de escribir pulcramente. Unas veces lo consigo y otras lo consigo menos, pero lo intento. Creo que es momento para sacar de su sueño de siglos esas palabras que, a veces, han ido envejeciendo por falta de uso y que hemos enterrado.

Esto me ha dado pie para iniciar una serie de artículos -sin abandonar la MEMORIA DE TORAL- que, a buen seguro llevarán una sonrisa a los labios de mis lectores.

Aquí reseño las primeras palabras que caen del árbol:

Ababol.- Amapola llamada también rosella, de color rojo.
Abacería.- Puesto en donde se venden comestibles.
Abacorar.- Perseguir.
Abadejo.- Bacalao.
Abajadero.- Cuesta.
Abaleadera.- Escoba.
Abalorio.-_ Conjunto de cuentecillas de vidrio agujereadas para pulseras.
Aballar.- Conducir ganado.
Abajar.- Torcer la madera.
Abanico.- “Parece un abanico de tonta”. Dícese de la mujer que se agita mucho y sin concierto.
Abantar.- derramarse un líquido al hervir.
Abarra.- Vara o rama larga.
Abarrera.- Mujer que compra y vende al por menor.
Abarse.- Apartarse. Se usa en imperativo: ¡ Abate…¡
Abatí.- Maíz

Estas palabras me dan pie, como decía antes, para construir un párrafo que yo llamo imposible y que se irá continuando, de capítulo en capítulo

EL PARRAFO IMPOSIBLE

-¡ Abate…¡ -me dijo la abarrera que llevaba una abaleadera en la mano, delante de su abacería, en donde vendía abadejo y abatí.

Tintineaban los abalorios de las pulseras que lucía en los amorcillados brazos, mientras barría el abajadero que había frente a su comercio.

Yo siempre había pensado que era un abanico de tonta y no hice caso a sus gritos ni a sus gestos ni a sus palabras . Siempre que me veía me abacoraba.

Un rabadán aballaba, lejos, a los rediles de madera abajada, el ganado.

Oí el grito de una mujer, cabe una ventana entreabierta porque abantaba la leche sobre los fogones y volví, despreocupadamente, a mis juegos con una abarra, entre los trigos donde crecían ababoles, que yo descabezaba.

CONTINUARA

Curioso ¿no?. Ojalá mis lectores reflexionen y recupere, como yo, para su vocabulario, alguna de estas palabras.

EL PRIMER FESTIVAL DEL BOTILLO EN BEMBIBRE

toni- cabalgamos

thumbnail_Escáner_20180914 (11)MEMORIA DE TORAL

Pocos lo sabrán -o se habrán olvidado de ello- pero este escribidor de historias, este cronista, sin título, de Toral, ha hecho mucho más por el pueblo que muchos que presumen de ello sin señalar a nadie. Y digo esto porque un servidor fue el ganador del Primer Festival de Exaltación del Botillo, allá por 1973. Hoy este festival alcanza su cuadragésima quinta edición.. Yo puse una pica en Flandes y Toral de los Vados es el lugar en donde nació Antonio.Esteban, como decía, primer ganador exiguo. con otros dos escritores, del Festival No me he vuelto a presentar. No hace falta..

Es, este, uno de los premios literarios que más valoro y cuyo diploma honra las paredes de mi biblioteca desde hace cuarenta y muchos años.thumbnail_Escáner_20180914 (12)

Por aquellos días, este cronista soñaba con acumular en su curriculum una docena de premios y se encuentra ya con cincuenta y tres, valorado en muchos lugares de España -y lo que son las cosas- excepto en su pueblo natal. Por cierto, también soy quien más premios literarios acumula en la provincia de León.

Son muchos los escritores que ansían -y ansiaban- este galardón y pocos, los que lo han obtenido. Yo, en este aspecto, soy un afortunado.

Me lo concedieron por una serie de artículos aparecidos en el extinto diario PROA durante varios fines de semana que era cuando más se leía el periódico.

Lee el resto de esta entrada »