Día Mundial de la Radio:La casa de las radios de Toral

La casa de las radios (2)

Ya hace algún tiempo que en el paisaje de la calle 17 noviembre , algunos destellos brillantes se salían de lo cotidiano, pero no deparé que podría ser. Recientemente tras realizar unas fotos a petición de mi colaborador de página Carlos Fernández , sí deparé, pero con poco interés. Hace unos días en que el sol con sus tenues rayos del mes de noviembre mostraban los plateados “artefactos” que aparecen en: “la casa de las radios de Toral”, que una vez enfrascado en el asunto se podría haber titulado :”La casa de las radios de Toral y de las bicis”.

Con un poco de atrevimiento, entré en la casa que tiene nuestro protagonista por debajo de la fuente del Ferradal, donde me recibió muy amablemente: Álvaro Barredo . Tras una pequeña presentación entre los dos nos metimos en faena para contabilizar unas 40 radios; pequeñas, grandes, radios amplificadores, radios toca discos, nuevas, viejas, muy viejas como los modelos: Schneider (ojo mágico), NordMende, Romance FM.¡¡ toda una sorpresa!!!

Si radios había unas cuantas, bicis algunas menos (15). Bicis de paseo, de montaña, de niños, de carreras, como el modelo Casionelli, la cual, me asegura que anduvo por las carreteras en el Tour de Francia del año 1992 ó 93, este dato no lo sabe con exactitud.

Si en Ponferrada tienen el Museo de la Radio, en Toral tenemos la casa de las radios.

Álvaro Barredo La casa de las radios (1)NordMende-af2 Scheneider-af2

AF2

La Urz – II

REPORTAJES

    

La Urz

Hasta no hace muchos años, sobre todo en los pequeños pueblos de la montaña, para poder ver en la oscuridad la gente, aparte de otros medios, utilizaba la “Urz” (brezo), esto es, lo que hoy definiríamos como biomasa.

La Urz ha formado parte de la  sociedad toralense, tanto que el monte que ocupa parte del polígono y por encima de éste lleva el nombre de Oucedo / Ucedo.

En documentos municipales de principios del siglo XX, esta zona recibía el nombre de  “Monte del Urcedo”, modificándose (perdiendo la “r”) como resultado del habla local.

Antes de hablar de sus poderes lumínicos, vamos a ver otras utilidades. Al parecer por su textura era  ideal para limpiar tinos y cubetos, sobre todo con la parte más tallada; también se utilizaba para barrer y era la madera ideal, por su dureza ysu carácter inodoro, para calar los jamones. Y no tenemos que olvidarnos de lo rica que está la miel que hacen las abejas con la flor del brezo.

Las raíces eran el carbón de los pobres y de quienes, por el motivo que fuese, no se podían hacer con él; al ser quemadas aportaban mucho calor, casi más que el carbón, “más que el  de Islam, sí”, me cuentan.

Ahora sí, ya entramos de nuevo en el párrafo primario. Según me cuentan, años atrás, cuando no había luz eléctrica en las casas , para conseguir algo de iluminación se tenían que apañar con lo que la naturaleza les brindaba, y en este caso les daba el “gancio”[1],como así llamaban a la rama de urz, una vez quemada en verde y libre de ramitas.

Ya limpia, se engancha -por ejemplo- a la“gramalleira”[2]

de la “laleira”[3]y, si el tamaño era suficiente, daba luz toda la noche, debido a su lenta combustión; la proporción podía ser de un metro igual a una noche,entendiendo por noche el espacio de tiempo desde que oscurecía hasta que se acababa el “fiandón”[4] (3/4 horas).

PD: quiero agradecer a Carlos Fernández su aporte documental y a Alberto Somoza su reportaje fotográfico, a los dos muchas gracias.

AF2


[1]

Rama de urz seca que se usaba como sustituto de las velas.

[2]

Cadena de hierro colgada sobre la lareira, con un gancho en el extremo

inferior para colgar las potas sobre la lumbre y así hacer la comida.

[3]

Cocina, lar, sobre el suelo.

[4]

Filandón.

**********************

quiobraescribió:

El alumbrado

primitivo de la Cabrera se hacía con varas de urz o brezo que, una vez quemada

la planta, se dejaban secar en el monte; perdida así la corteza, la vara

quedaba muy blanca, y puesta en uno de los eslabones de las berganzas o cadenas

del hogar, se prendía por la parte más delgada, colgada hacia abajo. La

combustión era muy limpia y equivalía en intensidad a la luz de un candil. A la

rama se le llamaba en la Cabrera GABUZO o GANCIO; y ya prendida, LUMBREIRO,

LLUMBREIRO, o AGUZO.

(Claro, esto mío no es; es de Ramón Carnicer)

———-

Ya publicado con anterioridad  el 28/10/2009

Publicado en Reportajes. 7 Comments »

La Matanza en cuatro días por Don Antonio

reportajes

La Matanza en cuatro días por Don Antonio





Copia de PC260218 [Resolucion de Escritorio]




Nos vamos a aprovechar de un trabajo del maestro de muchos Torlanses , Don Antonio Sernández , añadiéndole algún matiz de cosecha propia. Que si no empezaron, con este frio que está haciendo, lo harán en breve.

Copia de PC260218 [Resolucion de Escritorio]

Primer día: La Sadura o Asadura
Después de cuidar y cebar, durante aproximadamente un año los cerdos, bien alimentados con remolacha, maíz, patatas, salvado, castañas, labazas (restos de comidas humanas) y otros alimentos producidos en la huerta familiar, servidos primero en unos maseiros de madera, tronco que se había vaciado, después en pilas de cemento fabricadas en casa, nada de piensos semiartificiales, el cerdo alcanza un peso, más o menos, de 10 ó 12 arrobas. Allí por el mes de diciembre (en Toral en la semana del 8 de diciembre de hace 20 años se sacrificaban unos 2000 cerdos y mayormente se lavaban en el Fontal ) y parte del mes de enero, llega el día de la matanza.  
Lo primero que hacía el dueño de la casa era preparar un gran bidón, colocarlo sobre una trébede de hierro o trespies , llenarlo de agua, hacerle fuego hasta que el agua hervía. Luego se usaría para pelar el cerdo. La señora de la casa, que se había levantado la primera, se afanaba en preparar la comida, ¡Que comida!, el primer plato era sopa condimentada con lacón, chorizo, oreja, espiñazo y otras reservas guardadas del pasado año; estos, junto con los garbanzos y las patatas, formarán el segundo plato; el postre consistía en pastas, roscones y frutas ecológicas.

Copia de P1200001 [Resolucion de Escritorio]
Copia de P1200016 [Resolucion de Escritorio]
tripas [Resolucion de Escritorio]

Se reunían siempre dos o tres familias. Por la mañana los hombres, después de tomar la parva para coger fuerzas, una copita de aguardiente con un trocito de pan, afilaban sus cuchillos en una piedra de afilar, que había en todos los domicilios; las mujeres esperaban.
Todos se dirigían a la cuadra. Un niño pequeño llevaba el cuchillo de matar para entregar al matarife o matachín en el momento justo. Coger el cerdo no era fácil. Dos lo hacían por las orejas, otro por el rabo para acercarlo al patíbulo, momento en el que se incorporaban otros dos hombres que, agarrándolo por las patas, lo tumbaban en la maseira. Bien amarrado por las patas, las orejas y el rabo, el matarife pedía el cuchillo al niño. Alrededor del cerdo estaban todos los críos del barrio, y se lo clavaba hasta atravesarle el corazón. Los lamentos del animal se escuchaban por todo el pueblo. Algunas veces el cerdo, tratando de defenderse, se escapaba y todos sudaban para darle caza. Era muy corriente que una mujer, provista de una hoya en la que se le introducía media cebolla, cogiera la sangre que salía a borbotones del cuerpo del animal, para luego hacer las ricas filloas o preparar otros tipos de comida.Muerto el animal, se colocaba dentro de la maseira (en Toral encima) y, mientras las mujeres iban bañándolo con agua hirviendo, los hombres pelaban las serdas del animal hasta dejarlo limpio. Al matarife le correspondía pelar la cabeza. Limpio el cerdo, lo primero que hacía el matarife era taponarle, con un haz de paja, el ano con el fin de que no soltara la mierda que tenía en el intestino. A esta operación se la llamaba “hacer el culo”. A continuación se colocaba en una escalera, cabeza abajo, a la que se ataba por los tendones de Aquiles. Se empezaba abriendo por el pescuezo, sacando de una vez el corazón, pulmones e hígado; esta parte del cerdo se conocía con el nombre de barbada; a continuación, con mucho cuidado, se iba soltando el intestino, que se colocaba en una maseira o artesas para que, terminada la extracción, las mujeres fueran separando las tripas de la grasa en la que estaban envueltas. Terminaba la limpieza del cerdo extrayendo el unto, con el que se hacían unas hogazas, que luego curarían al humo y que serviría para condimentar muchas comidas. Terminaba la mañana asando las mollejas en las brasas. Era el primer delicioso bocado del cerdo; por descontado sin análisis de ningún tipo.
Por la tarde las mujeres iban a la presa a lavar las tripas. Los hombres regresaban a su casa para atender sus animales. Con el paso del tiempo también se irían incorporando, no de muy buena gana, al citado trabajo. De vuelta a casa se tomaba un caliente fervudo, formado por vino y azúcar , para recuperar el calor perdido en la presa. Era diciembre-enero y el tiempo estaba siempre bajo cero. La operación siguiente consistía en correr las tripas para limpiarlas de la grasa que todavía las cubría; incluso se les daba la vuelta para limpiarlas por el interior, operación que, normalmente hacía la dueña de la casa y que necesitaba de una disposición especial. Tenían que quedar superlimpias ya que con ellas se harían los riquísimos chorizos y botillos.
La cena consistía en un guiso de patatas con sadura de primer plato y restos del mediodía para el segundo. Terminada la cena casi siempre se jugaba una partida de cartas a la brisca, juego caído casi en desuso, pero que era muy curioso. Normalmente se jugaban tres contra tres. Se daban tres cartas a cada uno y la primera, después de repartidas las cartas era el triunfo. Existía la figura del líder que, con gestos de labios y ojos, adivinaba que cartas tenía en la mano cada uno de sus compañeros, los cuales debían jugar la carta que el líder les ordenara, para ganar había que sumar más de 60 tantos.

http://byfiles.storage.msn.com/y1pFi1D3o8EEvAtPZYrFhWQYETM3TjXf3D4_LvOhigJf2RbWFFkhkjc6_5bOYn-qo2h9Dw-DhNgq_8?PARTNER=WRITER

Antonio Sernández López

Artículos relacionados

“Dicciorrancho” de la matanza que recuerdo

Pedro Luis : A Don Antonio Sernández , que me ha motivado a dirigirme a vosotros.

Antonio Sernández López-“nuestros maestros

Museo “El Varal” de Don Antonio

Don Antonio – La caída

Antonio Sernández López es “El maestro”

“Carracedo del Monasterio, años 50”-Presentación del libro

Básicamente, proceso generación de corriente eléctrica en El Pelgo.

REPORTAJES

 

1º- Presa y embalse, esta cumple, en este caso una sola función, que es ganar cota de altura.

2º- Canal de toma y cámara de carga. El canal de toma lleva el agua desde el embalse hacia la cámara de carga. La cámara de carga es el lugar donde toman el agua los pozos de turbina.

3º- Pozo de turbina, es donde se encuentra ubicada la turbina. El agua entra por la zona superior y sale después de pasar por la turbina, por la parte inferior.

4º – La turbina es la maquina que transforma la energía hidráulica del agua en energía mecánica.

5º- Alternador, es donde se transforma la energía mecánica de la turbina en energía eléctrica.

6º – Subestación, es donde llega la corriente generada a 6000 voltios desde la central, por la línea de evacuación, se eleva a 15000 voltios en el transformador de potencia, para salir a la red general por la línea de distribución.

El Rodo


REPORTAJES

rodo (1)

Valiña va a ser el último eslabón por el que estamos unidos a nuestro pasado agrícola, ganadero etc., gracias al entrañable “Lias“.

Los trabajos agrícolas que a diario realiza los lleva a cabo mediante maquinaria, pero no todos, todavía echa mano “do rodo para romper os torrois das terras despois de aradas” este trabajo para los mayores se llama “rodar”, para los niños de la época, era una diversión o un juego, ser transportados por dos vacas.

El rodo es una herramienta que se utiliza después de arar, para allanar la tierra antes y después de sembrar. Lo arrastran dos vacas y se le pone peso encima (piedras pesadas o algunas personas, a menudo niños) para que allane bien y rompan los terrones. Aunque en Toral y en La Vega se ha dado algún caso en el que se han “xunzido” vaca / burro o dos burros.
Se fabrica con cuatro palos guía de castaño, de unos 7 cm de diámetro y 1,20 m de largo.
Sobre ellos se van trenzando unas 18 varas largas de castaño bravo que se han cortado varios días antes, en menguante para que no se piquen con el carruncho, mejor en enero y febrero, cuando para la savia. Luego se dejan al sol, un par de días, o se pasan por una hoguera para que calientes sean más flexibles.
Trenzarlas requiere fuerza y habilidad, ya que hay que combinar movimiento de giro y torsión para poder darles generalmente 2 vueltas.

AF2

rodo (6)rodo (3)rodo (2)rodorodo (7)rodo (4)rodo (5)

Publicado con anterioridad 22 abril, 2014

Perucho también vio ¡¡ La luz !! de Villamayor

 

la luz

Tras republicar hace unos días, ¡¡ La luz !! de Villamayor, nuestro amigo/colaborador Manuel Castro López(Perucho), nos hace llegar el siguiente comentario:

“Yo he visto la luz esa!!, hace unos 10 años, sobre las 5 de la madrugada en el polideportivo, cuando “Jor Color” venía a buscarme para ir a Coruña, que precisamente él también la había visto desde su casa.

Era como un rayo que  hacía ruido,  pasó el campo y se fue hacia  Villamayor, parecía como corriente.Yo creo que  es como una tormenta de corriente!! Es mas bien como una raya de luz de unos 50 metros, que se desplaza haciendo ruido como de alto voltaje… ¡¡ Acojona eh!!

Le había sacado una foto pero la perdí.”

¡¡ La luz !! de Villamayor

REPORTAJES

La luz de Villamayor

¿La luz de Villamayor? Os preguntaréis, si en Villamayor nunca hubo luz. Luz, si la definimos como corriente eléctrica, a pesar de desearla, nunca hubo. Pero no porque no fuese solicitada, demandada y, según me cuentan, aprobada .Pero la que llegó sin quererla fue otra: “La Luz”.

Amelia es una amable señora que aún guarda la belleza de su juventud (como se muestra en la foto)y que durante muchos años vivió en Villamayor. Ahora es la protagonista con “La Luz” de este artículo.

Es la primera vez que trato en la página artículos de este calado, más propios de Iker Jiménez y de su programa Cuarto Milenio. Seguro que habrá diferentes opiniones a favor o- y en contra. No obstante, y a pesar de estos detalles, lo importante puede ser contarlo y sacarlo a “La Luz” .

“La Luz”

Hace muchos años que los antepasados de Villamayor según Amelia y ella misma recuerda ¿la leyenda o un hecho real?, sobre “La Luz” que cada bien poco se dejaba ver en Villamayor a partir de las doce de la noche.

Amelia recuerda que ya de niña junto a sus familiares y de mucha más gente veía este fenómeno ¿espiritual?. ¿paranormal?. Aquel destello de luz tenía forma de llama de antorcha cuando se veía a 40 metros de altura, más o menos, o cuando se veía por encima de los chopos. Con un color amarillento, su silueta podía parecer la luz de una vela pero más ancha. “La Luz “no permanecía fija se iba desplazando hacia el suelo a velocidad lenta hasta llegar a los sitios de costumbre.

Según Amelia “La Luz” tenía unos puntos de posado en varios sitios de Villamayor y el que más recuerda con certeza era en el Castañal. Así se llamaba antes, ahora le llaman la Moral, se paraba junto a la casa de las “rubias” permaneciendo allí por mucho tiempo.

La forma que ofrecía una vez parada era la de una vela de color blanquecino de unos cinco metros de altura.

“La Luz” no solo se podía ver en Villamayor, también cuentan que la vieron en el Prao mayor, en la mata Coutada etc… Los sitios más habituales para poder verla eran: la casa de las “rubias” , que de aquella ya estaba en ruinas , la canal de cemento (la reguera) y la nogal de la Marota en el Bergeo o Berxeo.

Que Amelia sepa, no tenía ningún origen, aparecía y ya está. No era una luz estacional, se podía ver en cualquier época del año, lo que sí era de puntualidad horaria, casi todos los días a partir de las 12 de la noche aparecía.

La gente le tenía mucho miedo, mejor dicho o, como dice Amelia, pavor; se te ponían los pelos de punta y nadie se atrevía a acercarse a ella, lo más cerca que la vio fue a unos 30 metros pero, eso sí, desde su casa.

Una vez, Benjamín (hermano de Amelia) y José (el rato) venían de noche del cine para Villamayor “La Luz” les persiguió por encima de sus cabezas, ellos asustados se quitaron las chaquetas y se cubrieron las cabezas , no dejando de correr hasta llegar a casa y, claro está, pasando mucho, mucho miedo. Cuando por fin alcanzaron la puerta de su casa, golpearon fuerte para que se la abrieran y al preguntarles qué pasaba decían “La Luz”, “La Luz”.

Mucha gente, según Amelia, vio “La Luz”, como X, X,X, pero por miedo al ridículo o producir risa se niegan hoy a admitirlo.

Otra historia de “La Luz”. Se cuenta que obreros de Cosmos que trabajaban en la Línea (la línea de baldes) la vieron muchas veces en el Prao mayor. En una de estas ocasiones el capataz del turno les dijo a los obreros: el que tenga valor de ir a verla, le dejo abandonar el puesto de trabajo instantáneamente. ¡Ninguno quiso ir!

Fin

Fin a “La Luz” de Amelia, ahora entramos en la vivencia de “La Luz” de Alsira.

Alsira cuenta que sobre el año 1946, estaba jugando a las cartas en casa de Martina, Manolo y Bernabé sobre las diez de la noche. Cuando de pronto, Manolo que estaba fuera entró diciendo: “¿Queréis ver la luz?” , salimos todos afuera .A cincuenta metros poco más o menos y a una altura de metro y medio había tres luces juntas (en esta posición – OOO-) pequeñas , después de cinco minutos se dispersaron lentamente, cada una por su lado . Yo seguí a la de la derecha porque a medida que ascendía iba iluminando las copas de los chopos (me cuenta).

Alsira , en plenas facultades como ella me dice , puede jurar que esto que acaba de contar lo vio con sus propios ojos “¡¡¡ Fue tan verdad como que estamos aquí!!!

Fin

Fin a “La Luz” de Alsira , ahora entramos en la vivencia de “La Luz” de Lola

Lola es Manuela y es mi tía. También como las dos señoras predecesoras vivió en Villamayor, y también recuerda ver “La Luz” pero con la luz más tenue. Cuando tenía unos 14 años su cuñado Miguel le dijo “Ven a Luz” con miedo se asomó a la ventana. “La Luz” dio la vuelta y se metió detrás de la nogal.

Como nota curiosa decir que en el transcurso del tiempo que ella vivió en Villamayor, lo hicieron también otros 92 residentes en los dos Villamayores.

la vivencia de “La Luz”Perucho:

Tras republicar hace unos días, ¡¡ La luz !! de Villamayor, nuestro amigo/colaborador Manuel Castro López(Perucho), nos hace llegar el siguiente comentario:

“Yo he visto la luz esa!!, hace unos 10 años, sobre las 5 de la madrugada en el polideportivo, cuando “Jor Color” venía a buscarme para ir a Coruña, que precisamente él también la había visto desde su casa.

Era como un rayo que  hacía ruido,  pasó el campo y se fue hacia  Villamayor, parecía como corriente.Yo creo que  es como una tormenta de corriente!! Es mas bien como una raya de luz de unos 50 metros, que se desplaza haciendo ruido como de alto voltaje… ¡¡ Acojona eh!!

Le había sacado una foto pero la perdí.”

Y ya está, este es el definitivo FIN

AF2

Publicado: 11/02/2010

Publicado en Reportajes. 1 Comment »